Apoco más de un mes de concluir 2020, la mayoría de las empresas ha hecho revisión a sus pronósticos y planes de negocios para 2021.Y hay una pregunta recurrente ¿Es momento de tomar nuevos créditos?

En finanzas no hay absolutos, así que todo depende de las circunstancias particulares de cada empresa, pero tratemos de responder esta cuestión.

Si un punto importante para ti es el entorno de negocios, puedes considerar que habrá relevo presidencial en EE. UU. el próximo 20 de enero y Joe Biden brinda la impresión de que encabezará un gobierno menos errático, con la posible participación de personas de amplio currículo en el gabinete, como la expresidente de la FED, Janet L. Yellen al frente de la Secretaría del Tesoro. Esto en conjunto con las noticias sobre la efectividad de las vacunas en proceso de desarrollo, han permitido que el peso tenga un desempeño positivo frente al dólar llevándolo en un nivel no visto desde de finales de mayo pasado.

Hay que agregar a esta perspectiva, la confirmación de la calificación soberana de México por parte de Fitch Ratings y el refinanciamiento de la mayor parte de los vencimientos de la deuda del gobierno hasta 2022, descartando que nuestro país pueda perder el grado de inversión en el corto plazo, pues con las otras dos calificadoras tendrían suceder algo muy relevante para que efectuarán una rebaja de más de un escalón en la calificación, cosa poco probable. Asimismo, la inflación de la primera quincena de noviembre es un indicio de que la trayectoria de la inflación alcanzó un punto de inflexión, brindando espacio a Banco de México para retomar la reducción de tasas de interés en el corto plazo, no descartando que pudiera haber un recorte de 25 puntos base en la última reunión del año a celebrarse el próximo 17 de diciembre.

Las condiciones actuales nos dejan ver que la condición de holgura en la economía no presionará la política montería para subir nuevamente los tipos de interés por lo menos durante 2021, así que abre una ventana de oportunidad para contratación de créditos a un costo financiero competitivo.

Si el acceso al crédito es crítico, debes tener en consideración que los Bancos es muy probable que continúen con un criterio astringente para el otorgamiento de créditos mientras no tengan mayor visibilidad respecto el comportamiento de la morosidad y una recuperación económica que se refleje principalmente en la recuperación del empleo y el consumo.

Todo lo anterior, es insumo vital para analizar un posible nuevo crédito, pero en mi opinión, lo más importante se resume en que tengas una oportunidad claramente identificada y que las condiciones actuales de tu empresa permitan ir tras de ella.

Mientras no haya una campaña de vacunación en marcha contra el Covid-19, la perspectiva de riesgo puede cambiar rápidamente en cualquier sentido, y esto añade menos certidumbre y en consecuencia demanda mayor premio o rentabilidad de las inversiones.

Lo cierto es que cada vez más, será común observar mayores niveles de endeudamiento empresarial, especialmente en los sectores que se vieron más afectados, lo cual en si mismo presenta una oportunidad para aquellos que tengan más solidez financiera.

En resumen, siempre será un buen tiempo para tomar un nuevo crédito, la única pregunta que cada uno deberá responder: ¿Está oportunidad de negocio, justifica con su retorno, tomar un nuevo crédito?