Staff Correo

Estado.- Ser policía es la actividad más peligrosa para desempeñar en Guanajuato.

El recuento de oficiales abatidos este año escala sin freno: hasta este domingo iban 79 uniformados caídos, cifra que consolida al estado en la primera posición a nivel nacional, misma que ha mantenido los últimos tres años.

En promedio, un policía es asesinado en Guanajuato cada cuatro días.

Ayer fue una oficial en Celaya la que fue asesinada cuando acababa de salir de su turno. Se encontraba en altas condiciones de vulnerabilidad: estaba sola en un paradero, esperando que pasara el camión que la llevaría a casa, cuando le dispararon desde una moto.

El conteo de ataques perpetrados en la ciudad cajetera es de escándalo, ya que contabiliza 23 uniformados abatidos en lo que va del año, casi un tercio del total.

Han matado más policías en Celaya que 27 entidades federativas. Sólo le superan el Estado de México (37), Veracruz (36), Guerrero (34), Chihuahua (32).

La lista de oficiales asesinados incluye policías municipales, de vialidad, agentes investigadores, Fuerzas de Seguridad Pública del Estado y Guardia Nacional. Ninguna corporación se salva.

El mayor golpe contra las fuerzas policiales se perpetró el 3 de junio, cuando cinco elementos del Mando Único de las Fuerzas de Seguridad Pública de Guanajuato fueron emboscados y acribillados sobre la carretera Apaseo el Alto-Jerécuaro, a la altura de la comunidad El Chamizal.

Junio y julio fueron los meses más letales, con 26 oficiales abatidos en once municipios.

También lee:

LC