Luis Telles

Valle de Santiago.- El alcalde Alejandro Alanís Chávez, acompañado de representantes de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural, entregó 10 sembradora de labranza, 15 aspersoras para tractor y 55 fumigadoras de mochila, a igual número de beneficiarios de diferentes comunidades; la inversión, 499 mil pesos municipio, 400 mil SDAyR y 1 millón 407 mil 940 pesos los productores.

 Esperanza Ruiz delegada de la comunidad Ranchito de Paredones y José de Jesús Juárez, beneficiario de la comunidad de Duranes de Arriba, agradecieron el apoyo para acceder al programa Tecno Campo y así obtener los implementos agrícolas que hoy en día, ante la pandemia de salud, vienen a fortalecer el trabajo que realizan día con día en el campo, un campo que ha sido muy golpeado y en donde no se para ante las adversidades.

Alejandro Alanís precisó que el sector campesino es muy importante para su administración, porque la permanencia de los productores en el campo, ayudan a satisfacer las necesidades de alimento, “ustedes son la base, de que un pueblo crezca, se desarrolle y pueda tener acceso a otras fuentes de empleo para la gente de la comunidad urbana”.

 Agregó que se siente muy contento con la entrega de los diferentes implementos, esperando que sean de gran beneficio, que les ayuden a ser un poquito más eficientes, a manejar mejor el trabajo, “que sabemos que lo hacen bien, pero con todo el conocimiento que tienen, con estos equipos, pueden mejorarlo”.

 Alanís Chávez llamó a los productores a no perder la esperanza a pesar de vivir tiempos difíciles, bien complicados, “siempre hay que tener la fe, y yo agradezco el respaldo y fortaleza que nos ha dado nuestro gobernador, porque gracias a él esté programa ha sido posible, así como a los integrantes del Ayuntamiento quienes han dado su respaldo para concurrir con la SDAyR”.

 Finalmente el representante de la SDAyR, Felipe Palacios pidió a todos los presentes cuidarse, porque el tema del Covid-19, no es un juego, así como a cuidar el medio ambiente evitando quemar el esquilmo.