Staff Correo

Guanajuato.- Durante 2021 el estado se ha visto cubierto con sangre inocente una y otra vez, prueba de ello son los 68 menores asesinados que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública registra de enero a mayo.

Mientras tanto, Causa en Común documenta 22 ejemplos de estos hechos en los primeros seis meses del año mediante su recuento ‘Atrocidades registradas en medios periodísticos, enero-junio 2021’. Si bien estos no representan un total de los casos, sí dan un panorama de la terrible situación que se vive en el estado con la inseguridad.

Ambos registros colocan al estado como el primer lugar en los delitos contra niños, niñas y adolescentes. Solo es necesario recordar algunos de los más impactantes casos en junio y julio, tanto de víctimas mortales como de lesionados, que han horrorizado a la población guanajuatense y que Correo ha documentado e informado.

El caso más reciente ocurrió en León, donde un menor de 15 años presuntamente asesinó a dos mujeres y dejó herida a una bebé de 8 meses en el estacionamiento de la tienda Walmart Torres Landa.

También lee: Diego Sinhue admite fallas tras asesinato a manos de menor de 15 años

La joven Paola de Comonfort fue otra de las víctimas cuando el pasado 5 de julio apareció muerta con signos de violencia y envuelta en una cobija, sobre un camino de terracería entre la comunidad San José de Mendoza y Teneria, en Celaya, dos días después de que se reportara su desaparición.

Un día antes, en el Hospital General de Irapuato un adolescente luchaba por su vida luego de que fuera herido a balazos la madrugada del domingo durante un baile en la comunidad de Guadalupe Villa de Cárdenas.

Otro menor resultó lesionado unos días antes, el 28 de junio, cuando un fuerte ataque armado se registró en las inmediaciones de la colonia Progreso en Celaya, el cual dejó un saldo de un hombre muerto y dos lesionados, de los cuales uno tenía aproximadamente 8 años de edad.

Mientras tanto, en la misma ciudad, el 21 de ese mismo mes, otro niño de 9 años  quedó implicado en un ataque, presuntamente contra su padre, quien resultó lesionado, sin embargo, el pequeño falleció junto a su cama.

También junto a su padre, falleció el pequeño Luis de 10 años en un ataque armado en la comunidad El Carrizalito el 16 de junio. Ambos intentaron esquivar las balas, pero no lo lograron y sus cuerpos quedaron a espaldas de un motel.

El 13 de junio, en la comunidad de Cupareo, perteneciente a Salvatierra, otro ataque armado dejó a una menor de cinco años y a un adulto sin vida, además de a otras dos personas lesionadas.

Adentro de una zanja de aguas negras, maniatado y con heridas, fue encontrado el cuerpo de un joven presuntamente de 17 años de edad, en la colonia Pedro Arteaga a un costado del río Santa Rita.

Uno de los casos más atroces ocurrió en el municipio de Pueblo Nuevo, en la comunidad Presa Grande, en donde un grupo armado masacró a una familia, durante estos hechos cuatro mujeres y un hombre perdieron la vida.

Por último no se debe olvidar al pequeño Cristian, un niño de 11 años que el 1 de junio falleció en un hospital de Irapuato luego de que el día anterior recibiera un impacto de bala de un policía quien disparó durante el arresto de los padres del menor, en estos hechos otro menor resultó herido.

LC