María Espino

Guanajuato.- Dos elementos de Protección Civil municipal, dos trabajadores del área de Parques y Jardines y seis ciudadanos fueron atacados por un enjambre de abejas —mientras talaban un árbol de más de 100 años de antigüedad— que colapsó al interior del Jardín del Cantador y en donde había un panal.

La caída del árbol, que en su interior tenía un panal de abejas, ocurrió la madrugada de este viernes —al parecer— a causa de lo antiguo del ejemplar y al reblandecimiento de raíces, factores que sumados a la humedad en la tierra, generada por las lluvias, contribuyeron a que colapsara.

Durante los trabajos para retirarlo, fueron 10 personas las afectadas, entre las cuales, se registra un elemento de Protección Civil y un trabajador de Parques y Jardines, quienes fueron los que resultaron con más piquetes de abejas, y aunque no presentaron reacciones alérgicas, sí fueron llevados al hospital para que los examinaran y recibieran atención médica oportuna.

Afortunadamente, del resto de ciudadanos ninguno presentó alergias y se retiraron del lugar por sus propios medios.

Cierran el jardín

Por el peligro que representó la presencia de las abejas que se esparcieron en la zona, por parte de Policía Vial, se cerró el jardín y el acceso por la calle Cantador para evitar que más personas fueran atacadas por los insectos.

Tanto el jardín como la vialidad permanecerán cerrados hasta que el panal sea retirado por un apicultor, situación que sucederá durante la noche de este viernes ya que espera que en la noche resulte más fácil hacer este trabajo.

De acuerdo al titular de la dirección General de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Juan Carlos Delgado Zárate, se trató de un percance que no había manera de prevenir, pues aseveró que el árbol caído no es de los que presentan algún tipo de riesgo y estaba en buenas condiciones, aunque reconoció que tenía más de cien años de vida.

ndr