Redacción

Estados Unidos.-Parecía que era su momento de retirarse de su trabajo, pero decidió quedarse para ayudar a todos aquellos que enfermaran a causa de coronavirus… pero lamentablemente falleció a mitad del camino.

Laboraba en el Cossa Valley Medical Center, en Alabama. Decidió quedarse porque “sintió que debía ayudar“, pero un año después perdió la batalla.

Por 43 años, Betty Grier Gallagher prestó sus servicios en ese hospital, le apasionaba su trabajo. El pasado10 de enero perdió la batalla tras haber contraído el virus SARS CoV-2 mientras ayudaba en la batalla.

Sus compañeros y compañeras pidieron que se publicara la fotografía de Betty en el perfil de la clínica para que fuera un homenaje durante este difícil momento.

Había ejercido su profesión por 50 años. Le dedicaba su vida a cuidar y atender a pacientes que llegaban a la sala de urgencias y a pesar de que sus compañeros le sugirieron que se protegiera en su casa por ser vulnerable, se negó.

“Siempre tenía una sonrisa en su rostro. Encarnó el espíritu de cuidar a los pacientes tanto en cuerpo, como en mente y espíritu. Fue gentil y se preocupó profundamente por ellos. Lamentamos su pérdida y celebramos su vida“, escribió personal de Coosa Valley Medical Center en la publicación.

En el hospital donde trabajaba era una persona muy querida por sus colegas, pues ellos aseguran que la veían como una madre que siempre estaba ahí para escucharlos, aconsejarlos y ayudarlos, sobre todo a las nuevas enfermeras que llegaban a prestar ahí sus servicios.

“Ella no hizo eso para hacerse notar. Lo hizo porque ella era así, y esa era su vocación. Este era el propósito y el plan para su vida“, escribió Carson Grier Jr.

The whole CVMC family is deeply saddened by the loss of our ER nurse, Mrs. Betty Grier Gallaher, to the COVID-19…

Publicado por Coosa Valley Medical Center en Martes, 12 de enero de 2021

DM

Quizá te interese: