Ana Lilia Ojeda

Purísima del Rincón.- Después de que las fiestas del Señor de La Columna se les salieron de las manos a las autoridades y las aglomeraciones en las calles fueron la nota común, el Municipio asegura endurecerá medidas para evitar contagios de Covid-19.

La Secretaría de Salud indicó que indicaron que oficialmente nadie les hizo de conocimiento de la festividad patronal, ni hubo autorización; el semáforo es amarillo a todos los municipios sin excepción. Hasta el jueves el Municipio tenía 28 defunciones y 391 casos.

Las aglomeraciones en las calles molestaron a algunos purimenses. Las personas que se han cuidado de marzo a la fecha de no salir a la calle, cuestionaron de que si se han estado cuidando tanto, ¿por qué ahora se permitió poner en riesgo a todos?

La crítica ha sido porque elementos de Seguridad Pública, Tránsitos y hasta de Protección Civil fueron grabados sin portar cubrebocas, lo que da pie a que la sociedad haga lo mismo”.

En respuesta la Presidencia Municipal en un comunicado reconoció que fueron rebasados el miércoles. Aseguró que durante los 12 días de celebración hubo operativos de Protección Civil y se aplicaron filtros sanitarios, “mismos que el día de ayer se vieron rebasados y violentados por la misma ciudadanía”.

Por ello, enuncia que las medidas que ahora tomará el Municipio por el bien de la gente son: “sancionar a quien incumpla, volver a acordonar los espacios públicos, mantendrá las unidades deportivas y gimnasios con una capacidad máxima de operatividad del 30%, así como los restaurantes, comercios y el tianguis municipal. Se suspenden partidos de ligas municipales hasta nuevo aviso, así como los panteones municipales que permanecerán cerrados 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre”.

Las autoridades eclesiásticas del Municipio habían anticipado que en cada celebración religiosa del Señor de la Columna, el cupo sería limitado y que vieran la transmisión de las misas u observaran desde la casa la visita de la imagen que se llevó en recorrido por las calles. El miércoles la misa fue celebrada en la cancha del templo y se respetaron las medidas sanitarias.

El alcalde de Purísima, Marco Antonio Padilla, se limitó a hablar de que se trató de evitar la aglomeraciones en el templo, “tomando en cuenta el fervor de los purisimenses hacia sus tradiciones se tomó la decisión de aperturar, por vez única en 8 meses, el jardín principal; con la finalidad de extender el área donde los ciudadanos estarían presenciando la misa de clausura… para así… evitar aglomeraciones en el templo”.