Enrique Pérez

San José Iturbide.- Las casas funerarias deben sortear una serie de problemas e inconvenientes para poder inhumar personas que han fallecido por complicaciones derivadas de Covid-19, a tal grado que incluso en el municipio de Victoria los mismos familiares de la persona fallecida tienen que realizar el entierro de su ser querido. Lo anterior fue informado por Alberto Rodríguez, de Funerarias Chipilo.

Al llegar al municipio de Victoria a sepultar a una persona que había fallecido por Covid-19, llegaron los encargados de las direcciones de Protección Civil y de Seguridad Pública.

Que llevaran equipo

Y les dijeron que deberían llevar su respectivo equipo para enterrar a la persona, lo cual les extrañó, “Lo que querían era prácticamente que escarbáramos y enterráramos, a lo cual me negué”, subrayó. Entonces personal de la dirección de Protección Civil tuvo que conseguir trajes de seguridad, para que los mismos integrantes de la familia del fallecido lo enterraran.

Resaltó que esta es la primera ocasión que se les presenta esta situación, por lo que están en la mejor disposición de acatar las medidas de cada Municipio, siempre y cuando se los hagan de conocimiento a las funerarias.

Añadió, que otro de los problemas que enfrentan, es que a pesar de tener permisos para inhumación con carácter de inmediato, al llegar a los diferentes panteones municipales tienen que esperar hasta 4 horas para que llegue el encargado, por lo que tienen que esperar al exterior de los cementerios.

LC