Foto: Especial

Agencias

Texas, EE. UU.- En Texas, Estados Unidos, los violadores podrían demandar a sus víctimas por decidirse a abortar, gracias a una nueva legislación antiaborto que ya se analiza en la Cámara.

Mediante ésta, los defensores del ‘derecho a la vida’ podrían demandar a los médicos especialistas en aborto, así como contra las personas que proporcionen medios económicos para realizar un aborto.

A nivel internacional, Texas es una de las entidades que más castigan el aborto tanto de manera legal como social. Tan sólo en marzo, propusieron la pena de muerte para mujeres que abortaran y para el personal médico que se viera involucrado. Pese a que tal ley sí fue revisada, afortunadamente fue rechazada.

Ahora, recientemente dieron a conocer que los violadores podrían demandar a sus víctimas si éstas deciden abortar. Desafortunadamente, este proyecto de ley ya ha pasado al Senado estatal y ha pasado a la Cámara, donde se decidirá si las mujeres violadas y embarazadas podrán ser o no juzgadas por abortar.

¿En qué consiste?

La ley establece que se prohibirían los abortos después de las seis semanas, periodo en el que las mujeres aún no saben si están embarazadas, por lo que se permitiría a las personas iniciar demandas civiles contra médicos y otros involucrados, esta medida recibió el apoyo preliminar del Partido Republicano.

De acuerdo con Debate, la ley va más allá porque no sólo los funcionarios estatales o locales podrían demandar a quien ofrezca el servicio del aborto, ya sea que hayan estado involucrados directa o indirectamente y si están o no ubicados en Texas.

Para dar claridad a esta medida se puso el siguiente ejemplo: si una mujer es víctima de violación y queda embarazada, puede tener asistencia de un consejero que le proporcionará información sobre la interrupción del embarazo, pero el violador podría demandar al consejero si la víctima recurre a un aborto, considerado ilegal.

También podría ser demandada la persona que proporcionara fondos para realizar el aborto, incluso si desconocía para qué se usarían los recursos, pues cualquier persona que “tenga la intención de participar” en proporcionar un aborto ilegal también puede ser considerado responsable.

Medios de Estados Unidos dieron a conocer que el proyecto prohibiría los abortos después de la primera detección de un ‘latido’ embrionario.

“Los avances tecnológicos permiten detectar una señal eléctrica a las seis semanas de embrazo, pero el embrión no es un feto y no tiene corazón, la denominación de feto se da a partir de la semana 11”, según los médicos.

ndr