Manuel Arriaga

Pénjamo.- Tras la polémica que generó la carta compromiso para el regreso a clases a nivel nacional, en Guanajuato, los padres de familia sí tendrán que firmar un documento donde se comprometen a seguir las medidas sanitarias y a no enviar a sus hijos a clases si presentan algún síntoma relacionado con la COVID-19.

Este martes, las escuelas de la ciudad de Pénjamo comenzaron con la confirmación de grupos de WhatsApp para iniciar la comunicación con los padres de familia, con miras a las necesidades de los alumnos para el inicio a clases.

En el jardín de niños Leona Vicario de la colonia El Tolento, los padres de familia ya recibieron la carta compromiso de la Secretaría de Educación de Guanajuato y fueron citados este mismo jueves, en el plantel, para poder firmarla, aunque el documento establece que no es obligatorio sino voluntario.

En esta carta compromiso, los padres de familia podrán escoger dos modalidades de educación para sus hijos, híbrida y a distancia. Para cualquiera de ellas, los padres o tutores se deben comprometer a revisar y verificar el cumplimiento de las actividades a distancia y mantener la comunicación permanente con el docente o los docentes del grupo.

También, se deben de comprometer a leer y aplicar las recomendaciones descritas en la guía de salud para el buen regreso a la escuela; a revisar diariamente a los niños, antes de la entrada a la escuela, presentificar la presencia de signos y síntomas relacionados con la enfermedad covid-19.

En este documento, también se deben de comprometer a enviar a los niños a la escuela los días que le corresponde asistencia de manera presencial; a mantener a los niños en casa y no llevarlos a la escuela o recogerlos de la institución educativa, en caso de presentar algunos de los síntomas relacionados con el covid-19; y atender las indicaciones y protocolo sanitarios para evitar contagios.

Los padres también deberán firmar por enterados, que la realización de las actividades escolares estarán sujetas a los lineamientos, recomendaciones y protocolos aprobados por la secretaría de salud de Guanajuato y la Secretaría de Educación.

“Reitero que la presente carta compromiso es totalmente voluntaria, libre e informada, por lo cual, acepto que mi menor hijo/a participé en el ciclo escolar 2021-2022 en la modalidad seleccionada, de acuerdo a las circunstancias sanitarias que actualmente prevalecen”, concluye el documento.

Muchas escuelas no están en condiciones

En la comunidad de San José de Mendoza, en Salamanca, carecen de agua potable y ello afecta al preescolar, las dos primarias y la telesecundaria que, en la víspera del inicio de clases, ha llevado a los padres de familia a unirse para tener los planteles con todo para recibir a los alumnos en sus clases presenciales. Los papás de la primaria ‘Miguel Hidalgo’, tuvieron que pagar 2600 pesos por 2 pipas que compraron para almacenar agua para el plantel.

De igual forma y pese a las condiciones en que se encuentra la primaria Melchor Ocampo, en Cortazar, luego de ser vandalizada durante el pasado mes de enero, la representación de la Unidad de Servicios de Atención a la Educación (USAE) han solicitado a los maestros que comiencen a impartir sus clases el próximo 30 de agosto.

La primaria ubicada en la zona centro, no sólo presenta daños en el inmueble luego de ser asaltada y hasta quemada, sino que tampoco cuenta con los servicios básicos para que los profesores puedan dar las clases en línea, como electricidad e Internet, mucho menos de manera presencial.

150 escuelas dañadas

El secretario de Educación del Guanajuato, Jorge Hernández Meza, informó que de las 600 escuelas vandalizadas sólo quedan pendientes de rehabilitar 150. No obstante, algunos edificios no estarán listos porque tienen daños estructurales.

Precisó que fueron intervenidas 12 mil escuelas para el regreso a clases y se destinaron 200 millones de pesos. Sin embargo, reconoció que algunos edificios educativos no estarán listos para el próximo 30 de agosto porque tienen daños estructurales desde hace años, pero ya están en la búsqueda de otros espacios donde tomen clases los alumnos.

Por otra parte, ocho de estas escuelas afectadas se ubican en la Delegación IV de la SEG, las cuales no tienen las condiciones para regresar a las labores presenciales. La mayoría de ellas están en Silao y Guanajuato.

Estas sufrieron algún daño por robo o vandalismo, principalmente en las instalaciones hidráulicas, durante el tiempo que estuvieron cerradas por la pandemia.

La delegación abarca los municipios de Guanajuato, Silao, Romita, San Francisco del Rincón, Purísima y Manuel Doblado en donde se tienen mil 400 escuelas.