Fotos: Martín Rodríguez

Luz Zárate

Celaya.- Entre empujones, alegatos, metiéndose a la fila, empujando la puerta de acceso y la intención de ingresar por la fuerza al punto de vacunación instalado en la Unidad Deportiva Miguel Alemán Valdés, terminó la jornada de inmunización contra la Covid-19 para personas de 50 a 59 años, mujeres embarazadas y personas de 60 años y más.

Este viernes sólo se habilitó el Instituto Tecnológico de Celaya y la Unidad Deportiva Miguel Alemán Valdez como puntos de vacunación; al primero se le destinaron 800 vacunas las cuales se terminaron a las 12:30.

Sólo quedo habilitado el de la deportiva, al cual se destinaron 2 mil 900 biológicos, a las 13:00 horas sólo quedaban 500 dosis, por lo que al final, aproximadamente 300 personas se quedaron sin vacuna.

La fila era de unas 450 personas y fue justo en ese momento que a los que iban llegando se les informaba que ya no había suficiente biológico, que el disponible era para los que estaban formados desde unas horas antes.

Se les expuso que estaban por comenzar el conteo de personas para determinar hasta dónde alcanzaría la inmunización. Sin embargo eso avivó los ánimos de algunas personas que iban llegando y que exigían ser vacunadas.

En pocos minutos se juntaron unas 50 personas que estaban afuera de la puerta de acceso alegando que les dijeran si iban a alcanzar o no biológico; otros aseguraban que el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió vacunas para todos; unos más querían entrar a la fuerza al interior de la deportiva, incluso algunas mujeres se agarraban de los barrotes de la puerta, la empujaban y querían abrirla.

Hubo señoras enfrentándose a hombres que les gritaban que se formaran y no pusieran el desorden.

Entre el alboroto y el desorden de ese momento, hubo quienes iban llegando y aprovecharon para meterse hasta el inicio de la fila y otros intentaron colarse a la zona donde se aplicaba la vacuna.

Ante el conato de bronca, los que estaban formados desde horas antes y que hasta antes del incidente estaban tranquilos, también comenzaron a gritar que no se metieran a la fila y que respetaran los lugares.

“¡Fórmense!, nosotros tenemos aquí desde hace dos horas y ustedes van llegando, váyanse a la fila, ¡no sean gandallas”, les gritaba un hombre a quienes exigían ser vacunados.

Tuvo que salir el Subdelegado Regional de los Programas del Bienestar, Gerardo Sierra Ríos, para tratar de calmar los ánimos de los inconformes e informarles que estaban haciendo un conteo de las vacunas disponibles.

Pero los inconformes se alebrestaron más. Comenzaron a exigir ser vacunados, también reclamaban que hubiera una mayor organización y le reviraban que no llegaron las vacunas suficientes.

“Eso les pasa por llegar a la mera hora, si ya sabían que empezaba la vacunación el miércoles y se vienen hasta ahorita y todavía reclaman”, decía un vendedor de raspados.

Mientras que estaba el alboroto, unas 30 mujeres embarazadas, personas con discapacidad y personas mayores de 60 años que también ya tenían un par de horas formados, estaban a la espera de ser ingresados para ser vacunados pero que su proceso se vio interrumpido por las personas inconformes.

“Gresca no mancha vacunación”

Gerardo Sierra Ríos señaló que la jornada de vacunación, que comenzó desde el pasado miércoles y concluyó este viernes, fue exitosa. Afirmó que este incidente que sucedió al final no debe empañar el proceso que se llevó durante los tres días de aplicación de la vacuna contra el coronavirus Covid-19.

“Pienso que lo que aconteció no puede manchar esta jornada, el día de ayer (el jueves) se habían vacunado prácticamente 40 mil personas sin ningún conflicto en ningún punto, hasta el día de hoy, es lógico porque todos tienen la intención y derecho de vacunarse, por eso vamos a informar a las autoridades correspondientes que faltó un número considerable de vacunas”, manifestó.

El lunes y miércoles el proceso de vacunación fue rápido y ágil, sin quejas de la mayoría de los vacunados, hasta el jueves por la noche se habían vacunado alrededor de 40 mil personas de las 42 mil 800 vacunas que llegaron a Celaya para aplicar a personas de 50 a 59 años.

Sierra detalló que hasta las 14:00 horas de este viernes, de estas 42 mil 800 vacunas alrededor de 38 mil se aplicaron a personas de 50 a 59 años de edad, mil 200 a mujeres embarazadas y el resto a personas de 60 años y más.

Sobre la gresca, argumentó que el problema fue entre las personas, “porque entre ellas se metían y eso causó un conflicto, nosotros intentamos contener, pero a veces es un poco difícil porque las personas se ponen un tanto rígidas”.

Aseguró que seguirán gestionando que lleguen más vacunas para personas de 50 a 59 años, pues es probable que hayan faltado de vacunarse algunos ciudadanos de este rango de edad.

“Vamos a platicar con la Secretaría de Salud para informar si hay algún remanente e informaremos a las autoridades que faltaron algunas personas por vacunar”, mencionó el funcionario federal.