Manuel Arriaga

Huanímaro.- El Mercado Municipal de Huanímaro, que tuvo una inversión superior a los 26 millones de pesos, se encuentra desierto, los comerciantes han abandonado los puestos de vendimia debido a la poca afluencia de visitantes y clientes, algunos de ellos incluso han dejado parte del equipamiento con que recibieron los espacios comerciales. Las autoridades municipales buscan alguna estrategia que reactive el comercio en el lugar, pues hasta el momento ha fallado la estrategia de mudar ahí algunas dependencias municipales.

Casi seis años han pasado desde la construcción del Mercado Municipal en Huanímaro y los comerciantes no han visto el desarrollo ni el progreso que les prometieron. La nueva administración municipal también ha sido incapaz de impulsar el mercado como el principal centro del comercio en la localidad, donde el referente sigue siendo la zona centro, y donde existen comerciantes formales e informales, algunos de ellos incluso invadiendo la calle.

La inversión superó los 26 millones de pesos; para llegar a su construcción hubo varias manifestaciones, cambios de espacio, gritos y hasta golpes, sin embargo a tres años de haberse inaugurado, el Mercado Huanímaro, pareciera un ‘elefante blanco’, pues sólo una tercer parte se encuentra ocupada, el resto de locales está en el abandono.

Hace poco más de 13 años comenzaron las quejas de comerciantes que se ubican en el primer cuadro de la ciudad para tener un espacio ‘digno’ para poder vender sus mercancías, ya no solo en la calle, sino en un mercado que les diera identidad.

La obra fue inaugurada el 31 de enero del año 2013 con una inversión de 26 millones 280 mil pesos, distribuidos en 122 locales comerciales que se diversificaron en más de tres mil metros cuadrados, en la administración de Carlos Aguirre.

El mercado municipal luce solo, vacío. Algunos locales aún conservan parte del mobiliario con que se dotó este lugar apropiado para el comercio, algunas mercancías incluso han sido abandonadas en sus locales, el polvo demuestra el abandono de los espacios asignados a los comerciantes.

Hasta el momento, el gobierno municipal no ha informado de algún plan de rescate de este lugar, que luce como un costoso ‘elefante blanco’, sólo utilizado para la entrega de algunos apoyos gubernamentales y para albergar algunas dependencias municipales.