Fernando Velázquez

León.- En los últimos dos años y medio, la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) ha suspendido 24 centros de rehabilitación —popularmente conocidos como ‘anexos’—. Algunos de estos han sido escenarios de masacres, como la ocurrida en Irapuato el año pasado que dejó como saldo 27 personas muertas, y que puede recrudecerse según advierte el líder de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB), Nicolás Pérez Ponce.

La dependencia estatal tiene registrados 310 centros de rehabilitación en la entidad, de los cuales —una tercera parte—, 102 están ubicados en León; según indicó en respuesta a una solicitud de información.

Precisó que este tipo de establecimientos no requieren de permisos o autorización sanitaria, sino que únicamente deben contar con aviso de funcionamiento ante la Secretaría de Salud, trámite que puede realizar el propietario ante la Jurisdicción Sanitaria que le corresponda.

Además, aclaró que si bien no ha clausurado de forma permanente alguno de estos anexos desde el 2019 a la fecha, sí ha aplicado la suspensión de actividades en 24 ocasiones al identificarse irregularidades de carácter meramente administrativo.

De esta cifra, 17 fueron aplicadas en el 2019, año en el que León concentró ocho de estas sanciones. Un año después fueron cinco en cuatro municipios León, San Miguel de Allende, Guanajuato e Irapuato (este último en dos ocasiones).

Este año, con corte a junio, la SSG sólo ha suspendido los trabajos en dos anexos: uno en León y otro en San Miguel de Allende.

La dependencia también indicó que entre los 310 centros que tiene registrados, se atienden aproximadamente 7 mil 263 pacientes, aunque no dio a conocer cuántos atienden a personas con adicción a las drogas y cuántos a personas con alcoholismo.

Pero son peores los riesgos

Debido a la incursión de más grupos delictivos en Guanajuato, la situación en los anexos puede tornarse más peligrosa porque pueden ser utilizados para esconder delincuentes o reclutar a nuevos integrantes, advirtió el líder de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB), Nicolás Pérez Ponce.

En entrevista, indicó que ya han externado esta situación a la Fiscalía General del Estado, pero hasta el momento ha hecho caso omiso de las alertas y asegura que no es de su competencia.

“Sabemos que se pondrá más difícil en el estado porque ya entraron otras células delictivas, entonces se pondrá más canijo. Hay grupos donde los están utilizando para tener peones, para empezar a capacitar chavos y empezarlos a dirigir. Ya tengo como nueve meses que se lo dijimos a Fiscalía y lo que nos dicen es que lo van a checar, que eso le corresponde a Seguridad Pública y así se la pasan, y cuando vienen los trancazos se van contra nosotros”, aseguró.

Instauran sus medidas

El presidente de CRUB, agrupación que concentra 110 centros de rehabilitación en 12 municipios —entre ellos León—, indicó que independientemente de lo que haga o no la autoridad, ellos han implementado mecanismos para tratar de evitar que se infiltren integrantes de grupos del crimen organizado.

Por ejemplo, no admiten a foráneos que no tengan referencias o a quienes llegan sin ser acompañados por algún familiar.

“Parece egoísta, pero no podemos arriesgar a chavos que están en recuperación por una persona que solo venga a esconderse. Mandamos sus datos personales a Fiscalía para determinar si no trae antecedentes o tiene problemas con la justicia y ya vemos. Aparte, cuando vienen solos no los aceptamos si no vienen acompañados con algún familiar”, dijo.

Sin intransigencia

Nicolás Pérez subrayó que los centros de rehabilitación atacan uno de los principales orígenes de la violencia en Guanajuato, como lo son las adicciones, por lo que urgió a los municipios a no ser intransigentes al momento de que los anexos buscan regularizarse.

Apuntó que uno de los principales problemas es que la mayoría están ubicadas en casas económicas que fueron adquiridas con adeudos importantes de predial y si no se cubre esa cantidad, automáticamente quedan imposibilitados de obtener el permiso de uso de suelo.

El próximo 13 y 14 de agosto el CRUB organizará su primer foro de prevención de adicciones en la capital del estado, al cual ya fue invitado el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

ndr