Divisadero Opinión

En Dolores: PAN en barata

Lo que sucede en Dolores Hidalgo es de antología, ahora sí que las populares panaderías ‘Don Bizcocho’ honrarán su giro comercial aunque deshonren el linaje político. Resulta que Adrián Hernández Alejandri, alcalde priista de 2012 a 2015, hijo de don Jesús Hernández, un histórico miembro de ese partido, en esta fiebre desatada de exediles en busca de un segundo o hasta tercer aire, pretende volver pero ahora por el PAN.

El partido conservador, la segunda mitad del siglo pasado fue ejemplo de congruencia doctrinaria y de vitalidad en su democracia interna, sus bases tenían una decisiva participación a la hora de seleccionar candidatos, sin embargo, eso quedó en el pasado y hoy es una patética caricatura del monopolio cupular de las decisiones y del dedazo, pero si algo faltaba ver para confirmar el desmoronamiento de lo que antaño fue una sólida institución política, hay casos como este de Alejandri, donde ya Acción Nacional perdió toda compostura y permite que de un día para otro un priista se vista de azul.

Adrián Hernández Alejandri.

Por cierto, este converso panista, en algunas declaraciones recientes a medios de la localidad se nota algo sobrado de levadura, habla de mediciones de opinión muy optimistas y hace mucho énfasis en ostentar como su mejor carta de presentación su exitoso negocio en el ramo de la panadería, haciendo paralelismos entre sus habilidades para administrar su empresa con los desafíos del gobierno municipal.

A este político adinerado le haría bien asomarse a la historia, pues hace treinta años los empresarios del Bajío, con ese mismo discurso, tomaron por asalto el poder político del estado, y a la vuelta del tiempo ya se ha visto que gobernantes con el signo de pesos en la frente pero carentes de amplitud de pensamiento, así como de otras herramientas y cualidades humanas que requiere el oficio de gobernar, terminan propiciando una modernidad de cascarón, vacía de vida en el sentido amplio y profundo de la palabra, y peor aún, por ese camino se ensanchan los privilegios de unos cuantos y se acentúa la descomposición social y las desigualdades.

Iturbide: ¿‘Malú’ lleva mano?

Arnulfo Montes

No es propiamente una sorpresa que Arnulfo Montes ‘Fito’ haya anunciado su intención de buscar la alcaldía de San José Iturbide por Morena. Ya en la encuesta domiciliaria encubierta que mandó hacer el PAN a finales del año pasado a través de la empresa del Bajío Triple E, midieron a este político con otros hombres y mujeres aspirantes del partido conservador al mismo cargo. Tal vez lo incluyeron considerando que es una de las cartas más fuertes a las que ocasionalmente podrían enfrentarse. Todo apunta a que esa proyección se hará realidad.

De ser así, y aunque los morenistas manejarán que la decisión se sustentó en encuestas, se podría interpretar que en ese municipio quien llevará mano en la designación final será la senadora leonesa ‘Malú’ Micher, pues es conocida su cercanía con este doctor Iturbidense. Desde aquellos años dorados del PRD, han recorrido muchos caminos juntos. En ese escenario quien habría tenido que doblar las manos es Ricardo Sheffield, pues si bien Arnulfo Montes y el alcalde Genaro Zúñiga este trienio han mostrado cercanía, este último ha estado buscando, vía el funcionario federal, colocar en la candidatura a su director de Desarrollo Social Gilberto Pérez. Aunque a últimas fechas también está impulsando a su esposa Verenice Rico para heredarle el cargo, mientras él pretende obtener la candidatura a la diputación federal por el distrito 01.

Morena anima la contienda…

De confirmarse que Arnulfo Montes aparezca en la boleta, la contienda se pondrá movida. Está por verse si éste consigue remontar todos los muchos negativos de la actual administración ahora en manos de ese partido por el que competirá, y si él mismo logra conectar con el electorado que ya es muy distinto al de hace dos décadas cuando fue alcalde perredista. Lo que es indudable, al contrario de los otros contendientes que nunca han salido del ámbito pueblerino, es que ‘Fito’ tiene un extenso kilometraje político, fue legislador local, candidato a gobernador, dirigente estatal del PRD, y sus lazos con la corriente de los ‘Chuchos’ lo mantuvieron muchos años cerca de un segmento de la elite política nacional. Está por verse si de algo le servirá ese bagaje, porque no será fácil que convenza a sus paisanos que ya en 2009 lo rechazaron cuando quiso volver a ser presidente municipal.

Con su participación en la contienda lo que si se anticipa es un contraste de posturas más atractivo, pues es conocida la agilidad discursiva de ‘Fito’ y ha mostrado tener artillería para atorarle a la nomenclatura panista. Sin embargo, solo los hechos irán mostrando si va en serio, porque de ser así, muy pronto tendrá que enfilar baterías no solo con sus adversarios, sino también con los morenos de sangre azul que ahora gobiernan en su pueblo, pues si bien la tragedia de San José Iturbide se vino gestando desde algunas décadas, el turbio y desaseado gobierno de Genaro Zúñiga se ha encargado de terminar de acuchillar y dañar lo poco que quedaba de aquel sencillo y noble municipio anterior a la industrialización.

Y es que si este posible candidato maneja un doble rasero en sus posturas críticas, difícilmente obtendrá credibilidad entre un importante segmento de electores, a quienes ya no seduce ni la pirotecnia verbal, ni la devaluada oratoria de los políticos.

Otras noticias