Staff Correo

Estado.- Las multas por violar la ley en materia medioambiental no es un tema que preocupe a las empresas establecidas en Guanajuato, pues la gran mayoría no las paga.

Así se desprende del reporte de infracciones impuestas por la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT), instancia encargada de vigilar que se cumpla la normativa medioambiental vigente, y que revela que los grandes consorcios y firmas transnacionales suelen burlar las penalizaciones que les son aplicadas, a pesar de que incluso algunas reinciden al incumplir la ley de forma reiterada.

Compañías de renombre, como Cemex, Bachoco, General Motors, Walmart y Home Depot, o incluso el centro logístico Guanajuato Puerto Interior, son algunas de las 121 empresas que la PAOT sancionó en 2019 y 2020 por violar el Código Territorial para el Estado y los Municipios de Guanajuato u otras leyes relacionadas con el equilibrio ecológico, pero que no han pagado las multas que les aplicaron.

De acuerdo con el reporte que la PAOT elaboró en respuesta a la solicitud de información 105921, hasta el pasado 27 de enero, de esas 121 multas, sólo en once casos se había cubierto el pago de la multa, mientras que de las otras 110 no había datos ni evidencia de su cumplimiento.

Esto significa que del millón 777 mil 599 pesos que debieron ingresar a las arcas estatales, sólo habían pagado 191 mil 417 pesos, según el informe de la PAOT.

Reinciden, pero no pasa nada

Cemex es el ejemplo más representativo de la indiferencia que dan las empresas a las multas que les aplica la PAOT. En 2020, la empresa multinacional mexicana dedicada a la industria de la construcción fue multada cinco veces operar sin autorización de impacto ambiental en San Miguel de Allende, Silao y tres veces en León. De las cinco infracciones, no ha pagado ni una.

En total, de 47 multas que aplicó la PAOT en 2020, sólo en tres casos había evidencia de su pago.

Las infracciones más altas fueron a la Inmobiliaria Carpir y la Arrendadora de Centros Comerciales: cada una fue penalizada dos veces –cada multa fue por 65 mil 160 pesos–, por operar sin autorización de impacto ambiental, en León. Ninguna de las cuatro multas ha sido pagada. Las dos compañías son subsidiarias de Walmart y comparten el mismo domicilio en la alcaldía Azcapotzalco, en la CDMX.

A la empresa Bachoco le aplicaron una multa de 17 mil 376 pesos por efectuar emisiones a la atmósfera sin licencia ambiental de funcionamiento e inadecuado manejo de residuos, en su planta de Celaya. Tampoco la ha pagado.

También se emitió una infracción a la empresa que opera el rastro municipal de León por carecer de licencia de funcionamiento. Se le aplicó una multa de 17 mil 376 pesos, pero no hay evidencia de que ya la haya pagado.

Adeudan desde 2019

Sólo ocho de 74 multas que la PAOT aplicó en 2019 a diferentes empresas o transnacionales, habían sido pagadas hasta enero de este año. Esto significa que sólo hay evidencia del pago de 143 mil 633 pesos, de multas que sumaban más de 1 millón 44 mil pesos.

En el listado destacan otras dos penalizaciones a la empresa Bachoco –una por 33 mil 796 pesos y otra por 16 mil 898–, por inadecuado manejo de residuos de manejo especial sin contar con autorización para dicha actividad, en su planta en Celaya. No ha pagado ninguna.

La armadora General Motors fue sancionada con 4 mil 224 pesos, por incumplir las condicionantes de autorización de impacto ambiental en su planta en Silao. Pero no la ha pagado.

Las transnacionales Home Depot y Walmart fueron sancionadas con multas por 16 mil 898 pesos cada una, por no mostrar evidencia de cumplimiento de su autorización de impacto ambiental. Siguen sin pagar esas multas.

También en 2019 se sancionó a la Concesionaria Autopista Silao, filial de Grupo México, que fue multada con 21 mil 122 pesos por extraer material pétreo sin autorización, pero no ha pagado.

El centro logístico Guanajuato Puerto Interior fue penalizado con 5 mil 069 pesos por incumplir las condicionantes de impacto ambiental. No existe evidencia de que ya haya pagado la multa.

Menos recursos, pocos inspectores

La capacidad operativa y de vigilancia de la PAOT, en vez de incrementarse, se ha reducido con el paso de los años. Inclusive, en 2020, en medio de la crisis de salud por la covid-19, el número de inspectores disminuyó a la mitad en comparación con los que había en 2019, al pasar de 20 a sólo diez para cubrir todo el territorio estatal.

De 117 colaboradores que tenía en 2018, hoy sólo quedan 76. Pero no sólo el capital humano ha sido disminuido en lo que va de la actual administración estatal, ya que el presupuesto asignado para la operación de la PAOT en 2021 es el más bajo de los últimos cuatro años: 45.2 millones de pesos que significa una reducción del 18 por ciento en comparación con el año anterior.

LC