Nancy Venegas

Irapuato.- La pandemia por Covid-19 no sólo puso a prueba la paciencia de Elvira, los seis meses que no pudo ejercer el comercio implicaron para ella y su familia una serie de cambios incluso hasta en la alimentación. Sus ventas se esfumaron y los dos mil pesos de apoyo que recibió de parte de Presidencia municipal para enfrentar la difícil situación no fueron suficientes para cubrir sus necesidades básicas y las de sus tres hijos. Sin embargo, y con una lenta recuperación económica, no desiste y afronta con valentía el reto de mejorar sus ingresos.

Diariamente, Elvira Bautista Wences, se levantaba muy temprano, preparaba el desayuno y los refrigerios para que sus tres hijos que cursaban la universidad y secundaria continuaran su preparación; rápidamente realizaba algunas actividades domésticas y se apresuraba al tianguis Roberto Fierro, para instalar su puesto donde ofertaba, además de alimentos, productos de limpieza y para el hogar.

Pero en marzo del año pasado, al igual que el resto de la población, la pandemia por coronavirus la sorprendió. Autoridades municipales le informaron que debía interrumpir sus actividades por 15 días.

Las obligaciones de Elvira no se interrumpieron, además de la alimentación y gastos de servicios básicos, apoyó a sus hijos con los trabajos escolares. Mientras los gastos aumentaban, desesperadamente veía que los ingresos disminuían.

El año pasado Elvira y 18 de sus compañeros del tianguis Roberto Fierro, recibieron un apoyo extraordinario de dos mil pesos a fondo perdido, que otorgó Presidencia para que los comerciantes pudieran enfrentar la problemática económica al no poder ejercer el oficio por la contingencia sanitaria, pero para ese momento la mayoría de los comerciantes ya no tenían ahorros, habían solicitado préstamos y estaban tratando de cubrir sus deudas.

“Para salir adelante tuvimos que sacrificar muchas cosas, por ejemplo: mis hijos estaban acostumbrados a comer ciertas cosas, tuvimos que tener otro tipo de alimentación porque el dinero no alcanzaba”.

La recuperación económica para Elvira ha sido complicada, hace mes y medio con protocolos sanitarios, retornó al tianguis Roberto Fierro.