Redacción

Argentina.- Un 7 de septiembre de 1992, en Santa Cruz de Lorica, Colombia nació Katherine Tapia, la portera que fue clave en el pase a la final de la Copa Libertadores Femenil con el América de Cali.

Desde chiquita mostró interés en el futbol. A sus 8 años comenzó a jugar como defensa central; pero también ser parte de la policía colombiana llamó su atención, por lo que decidió hacer ambas cosas, ¿por qué no?

Se unió al Escuadrón Móvil Antidisturbios, que es parte de eventos deportivos. Con ayuda de sus compañeros y compañeras, pudo continuar tanto con su trabajo como sus partidos y su afición.

Katherine contó que en una ocasión, sus jefes la mandaron llamar para trabajar el día de la Final de la Liga entre los verdolagas y Tolima en 2018; a pesar de que les pidió dejarla acudir al partido, no fue así.

No solo se perdió el partido, sino que su equipo perdió la final y no conforme, tuvo que escoltar a los aficionados cuando salían del estadio Atanasio Girardot como una forma de castigo por parte de sus superiores, contó a El País.

Después de cinco años, decidió dejar al escuadrón y dedicarse por completo al futbol, debutando en el 2018 en el equipo que había apoyado desde chiquita, pero esta vez como portera.

En 2020 puso su nombre en el radar cuando anotó un gol, convirtiéndose en la primer guardameta en meter un balón a la portería contraria.

Ahora, el 21 de marzo jugará la Final de la Copa Libertadores Femenil entre el Ferroviari de Brasil y el América del Cali de Colombia.

La joven encabezó la clasificación del partido donde todo se definió ante Corinthians, juego que se alargó hasta los penales; Tapia atajó dos tiros a sus portería, dándole el triunfo a su equipo luego de que el marcador fuera empate.

Así fueron las atajadas de Tapia:

La calificación de las Diablas es histórica. El año pasado se quedaron en semifinales, dándole paso a Corinthians, propinándoles múltiples golizas, una incluso donde el marcador quedó 16-0-

dm