Foto: Especial

Pilar Muñoz

León.-A sus 27 años, Esmeralda Verdugo Romo ya fue campeona con la Selección Mexicana en Barranquilla. El adjetivo de debilidad con el que muchos —especialmente hombres— la etiquetaron cuando era pequeña nunca la describió y no está dispuesta a que en algún momento de su vida lo haga.

Originaria de Ensenada, Baja California, en donde en pleno 2021 no existe una liga profesional de soccer femenil, ‘Esme’ ha logrado triunfar en un camino en el que se ha pensado que sólo triunfa el género masculino.

A los 10 años ya comenzaba a tomar el futbol con más seriedad. Llegaron los primeros partidos importantes fuera de su estado, pero también empezaron a llegar con más constancia los comentarios machistas hacia una niña que decidió incursionar en un mundo que parecía que no era para ella. Y hasta ahora ha demostrado todo lo contrario.

No me querían dejar jugar los niños, decían: ‘no, es bien débil, se va a caer’, muchos comentarios también cuando jugaba en contra de niños decían: ‘agárrale la mano para que le quites el balón’, ‘no le pegues porque va a llorar’, recibí muchos comentarios en su momento de discriminación hacia mí que era una niña jugando futbol”, cuenta.

Mujer imparable

El sábado 6 de enero del 2018, la ensenadense debutó con la camiseta de las Águilas del América contra Toluca, como mediocampista, apenas a un año y medio de haberse convertido en mamá de Ximena. Aunque fue una decisión dura y difícil, hasta ahora ha podido combinar ambos roles: la maternidad y su carrera como futbolista profesional.

“Fue difícil la decisión entre quedarme jugando amateur a irme ya directo al profesional porque pues obviamente es más tiempo, es más dedicación, es más disciplina y, ya con una niña, pues era difícil de pensar. Había tenido ya procesos con el profe Leo Cuellar y él se acercó a mí y me dijo que me diera la oportunidad de jugar la liga profesional, que me regalara eso después de tantos años que yo le había dado al futbol, que estaban las puertas con él en el Ame y que iba a tratar de apoyarme con ser un poco más flexibles en ese aspecto”, recuerda.

Después de estar en el cuadro de las Águilas, Esmeralda fue fichada para jugar con el jersey esmeralda en donde lleva cinco partidos jugados, de los cuales cuatro lo ha hecho como titular, sumando 367 minutos con el Club León en el torneo Guard1anes 2021.

Pese a que ella considera que ha habido mejoras en cuanto a salarios y oportunidades en la liga femenil, cree que aún queda mucho por hacerse para que las condiciones pueden ser más equitativas a las de la liga varonil.

ndr