Redacción

Estados Unidos.- Ashli Babbitt, la militar y simpatizante de Donald Trump que murió el día de ayer miércoles tras asaltar el Capitolio.

En sus últimas horas Babbitt se dedicó a tuitear, la mujer compartió decenas de mensajes en su cuenta de Twitter sobre las protestas en el Capitolio.

Ashli estaba allí, manifestándose a las puertas del Congreso el día en el que Joe Biden debía ser ratificado por la cámara como presidente de Estados Unidos. En ese lugar, la mujer perdió la vida tras recibir un disparo en la cabeza.

“Nada nos va a parar, la tormenta está aquí y llegará a Washington en menos de 24 horas. De la oscuridad, a la luz”, publicó en Twitter un día antes de la irrupción violenta en el Capitolio.

Ashli Babbit, de tan solo 35 años era recidente en San Diego, California, era una veterana de las fuerzas aéreas de Estados Unidos.

El esposo de la fallecida habló con una emisora local para explicar que era una “gran patriota”. Explicó que no la acompañó a Washington porque tenía que hacerse cargo de asuntos relacionados con su negocio.

La suegra de Ashli se mostró menos entusiasta cuando habló con la cadena Fox: “Sinceramente, no sé por qué decidió ir”.

Su marido explicó al Washington Post que estuvo destinada en Afganistán, Irak y Kuwait en los 14 años en los que prestó servicio en las Fuerzas Armadas, donde se conocieron.

“Era muy firme en sus opiniones, pero también estaba llena de amor y era cariñosa”, aseguró.

El jefe de policía confirmó que el disparo lo ejecutó un agente del Capitolio y que se ha iniciado una investigación para aclarar lo sucedido. Otras tres personas fallecieron en medio de los altercados.

Con información de El País

Te podría interesar:

SZ