Agencias

Ciudad de México.- La Selección Mexicana no se dejó intimidar sobre el maltratado césped del estadio Cuscatlán, la serenata de los salvadoreños no afectó al cuadro Tricolor, que se impuso por marcador de 0-2 ante El Salvador, pese a mostrar su lado masoquista, ese que generó varias canas más al entrenador Gerardo Martino.

Victoria en El Salvador un tanto apretada para la diferencia entre ambos equipos. El Tricolor mantiene la cima en el octagonal de la Concacaf, Qatar 2022 cada vez está más cerca, pero hay algo que impide tener tranquilidad al Tata: El increíble gusto de su equipo por meterse en problemas, lo que quedó claro en un estadio al que sus propios yerros encendieron, porque la multitud estaba callada mientras el equipo mexicano cumplía.

Sobre todo en cuanto al temple. El gol de Héctor Moreno (31’) puso justicia a un cotejo que era dominado por un equipo que presentó ocho cambios con respecto al choque ante Honduras. Un paseo del Tricolor ante una selección que no mostró demasiado.

Pese a la ventaja, México quiso sufrir. La inentendible expulsión de Néstor Araujo (68’) dio esperanza a la Selecta, pero no pasó de eso, su futbol no correspondió al efusivo recibimiento de su afición.

Raúl Jiménez sentenció el partido con un penal (90+3’), el ‘Lobo mexicano’ volvió a marcar con el Tricolor tras la lesión que lo alejó de las canchas.