Redacción

Salvatierra.- La zona conocida como El Tizar se ha convertido para los oriundos de Salvatierra en un lugar concurrente donde los delincuentes abandonan los cadáveres de sus víctimas, en su mayoría, personas calcinadas.

Aunque en el año 2019 se registró uno de los primeros sucesos en ese lugar ­—cuando se reportó el hallazgo de un hombre sin vida con lesiones por arma de fuego­—, fue hasta el 2020 cuando las noticias se volvieron más concurrentes.

Y es que la zona, cercana a las vías del tren, es un lugar que además está despoblado y por lo que se les facilita a los presuntos delincuentes para efectuar sus hechos dolosos.

Pese a que algunos pobladores coincidieron que en el lapso del 2019 al 2020 hubo hechos de esta misma índole, no todos se daban a conocer, y ellos ­—por su seguridad— preferían no decir nada de lo que pudieran llegar a ver. 

Recuento de tres años

En la mayoría de los sucesos, las víctimas han sido jóvenes, como el caso de una pareja de adolescentes hallados calcinados el pasado 20 de noviembre del 2020. Aunque de manera oficial no se dieron a conocer sus identidades, trascendió que ambos eran originarios de Salvatierra y días antes habían sido reportados como desaparecidos. Lee el hecho AQUÍ.

Ya en este año, el 6 de febrero se localizó una camioneta totalmente calcinada, dentro de la cual había una persona sin vida, que por el estado en que fue encontrada resultó difícil determinar su identidad.  Y el 20 de febrero una más, pero ahora en un canal de riego.

Foto: Archivo

Meses después, un nuevo hallazgo ocurrió el 3 de mayo, día en que se dio aviso de un hombre que presentaba signos de violencia y que fue llevado a la morgue en calidad de desconocido. Veinte días después, nuevamente un hombre fue hallado sin vida derivado a las lesiones producidas por arma de fuego en la cabeza. 

El 1 de junio, una mujer de aproximadamente 35 años de edad fue encontrada sin vida a causa del ‘tiro de gracia’ y el 16 del mes en curso se reportó un hombre semicalcinado y con huellas de violencia.

Ante estas escenas, se ha convertido en un lugar concurrente para ser escenario de crímenes, lo que ha provocado que  algunos lugareños comiencen a llamarlo como el “panteón Tizar“. 

ndr