Opinión Palabras mayores

El secretario de Salud del Estado y la sorpresa ante el absurdo

“Hoy el presidente de la República menciona que hasta que les toque. Nos quedamos sorprendidos porque el día de ayer (el jueves) tuvimos una reunión con las autoridades federales, algunos gobernadores y otros secretarios de algunas entidades de la República y la solicitud fue la de completar la vacunación al personal que está atendiendo directa o indirectamente a pacientes probables, sospechosos o confirmados por covid. Nos quedamos sorprendidos con la declaración de señor presidente de la República donde el menciona que hasta que les toque”

Daniel Díaz Martínez

Al PAN le pasó como reza la frase popular que dice que ‘no hay que llegar primero sino hay que saber llegar’.

Su sentido de previsión al registrar con tiempo de antelación a los candidatos a diputados locales se diluye cuando el Instituto Estatal Electoral les hizo ver una pifia de kinder: postularon a tres candidatos (Miguel Salim, Rolando Alcántar y Paulo Bañuelos) en distritos distintos a los que ganaron.

Lo que se sabe es que a la dirigencia -encabezada primero por Román Cifuentes y luego por Eduardo López Mares- se les advirtió que habría problema al registrar a diputados que iban por la reelección en distritos diferentes.

Ya hay antecedentes en Aguascalientes donde el propio PAN tuvo que cambiar candidatos que fueron impugnados por la misma razón. En los lineamientos del Instituto Estatal para el Registro de Candidatos se incluía la condicionante de postularlos por el mismo distrito.

Alguien en el blanquiazul dijo: “hagámoslo, no pasa nada”, y el IEEG los paró en seco. El gran damnificado resultó ser Paulo Bañuelos, porque en León todos los distritos son de alta rentabilidad y el cambio no afecta la configuración.

Pero en Celaya, cambiar a Bañuelos hubiese implicado otro par de modificaciones, porque el distrito por el que lo postularon es de rentabilidad baja y por el que ganó, es rentabilidad media.

De hecho, se dice que los autores de la modificación, argumentaban que el cambio era porque valoraban bien su trabajo de tierra, que serviría más en un distrito más difícil. Pero el IEEG les dijo que no y para evitar más movimientos, lo bajaron.

Ahora no falta quienes adviertan que el registro de Aldo Márquez, quien hasta ayer por la tarde iba en el V distrito, también puede estar en el filo de la navaja.

Cabe recordar que él es diputado suplente de ‘Lupe’ Vera en el IV distrito. La interpretación de los abogados panistas es que él fue electo pero no asumió el cargo, por lo que debe tratarse con una vara distinta.

¿Por qué no lo quieren postular por el IV que es el más rural de todos y ahorrarse un nuevo susto? Vaya usted a saber. Ya veremos si la soberbia no los conduce a un nuevo tropezón.

¿Qué se puede esperar del PRI si ahora los delegados enviados por el CEN a Guanajuato no sólo vienen a meter mano y encender la mecha entre tribus en la entidad, sino también a agandallarse los pocos espacios seguros que tienen de cara a la elección?

Ahora resulta que Ruth Tiscareño -que es delegada y en teoría venía a asumir un papel neutral para conciliar con las tribus en pugna- se convierte en juez y parte con la mayor rebanada del pastelito priista. Está propuesta como número uno de la lista de plurinominales locales aunque aún no se consuma. Aquí y en China eso es un descaro.

Mire que en Guanajuato hemos tenido delegados del PRI que toman partido y entregan candidaturas a sus cuates en el estado, levantan polvo y se vuelven insufribles, pero lo que pasa con Ruth es un exceso. Por si algo faltara, un signo más de la decadencia priista.

Ahora no sólo son foráneos los que toman las decisiones locales sino también quienes se quedan con las mejores posiciones.

Estaba cantado que Alejandro Arias Ávila se convertiría en plurinominal, pero no Tiscareño. La propia Yulma Rocha no debe estar muy contenta que digamos. Al menos, ella puede decir que buscará un distrito y que hará campaña.

¿Con qué cara la dirigencia estatal puede pedir lealtad, sacrificio y trabajo a sus militantes, si ellos aseguran las posibilidades de privilegio? Otro golpe en la cara desde Insurgentes Norte.

Alejandro Moreno deja clara la importancia que para él tiene esta entidad que ahora es simple agencia de colocaciones de foráneos. Una nueva forma de burlarse de la militancia local.

Ricardo Sheffield Padilla está conociendo ahora la hostilidad desde adentro de Morena. La carta de renuncia de Luis Ernesto Ruiz Guerrero a una candidatura a diputado local exhibe un desacuerdo más con la postulación del extitular de Profeco.

Ruiz Guerrero quería ser candidato a alcalde y no se conforma con un lugar en el elenco de aspirantes a diputados locales. Cuestiona el perfil de candidatos en León pues dice, no comparten ‘la mística de Morena’, cualquier cosa que ello signifique.

Pero el problema de Sheffield es otro. Parece llegar a un campo minado dentro de su partido. La planilla no es totalmente de su hechura, los modos de dejar sin casi nada a Marcelino fueron muy rudos. Algunas corrientes internas apoyan a regañadientes y no ocultan su malestar.

Y si a ello le agregamos el escenario ya previsible de que siendo el segundo lugar en intención de voto, van a ir a cazarlo los adversarios de la chiquillada, puede uno entender porqué va cuesta arriba.

EUGENIO MARTÍNEZ Y RICARDO SHEFFIELD: DE RIVALES A ALIADOS

Hace exactamente 12 años, el partido Verde anunciaba la postulación de Eugenio Martínez Vega como candidato a alcalde de León, una decisión que de golpe y porrazo parecía allanar el camino para que el entonces panista Ricardo Sheffield Padilla ganara los comicios municipales de aquel año.

Y mire lo que es el destino, 2 sexenios después, ni Martínez Vega está en el tucán ni Sheffield Padilla está en Acción Nacional sino que son socios en el desafío a la hegemonía que retomó el blanquiazul hace 6 años, luego de la derrota que propinó el PRI al PAN en 2012 cuando Sheffield era alcalde y Miguel Salim candidato.

Mucha agua ha corrido debajo del río. Ambos personajes han construido su propia historia, polémica y con altas y bajas, hasta llegar al momento actual.

En aquel 2009, explotando al máximo su capital político, los del tucán habían propuesto sobre la mesa el famoso esquema de regidores cruzados en las planillas PRI-Verde. Es decir que su candidato a edil número 3 fuera propuesto como 2 del PRI y que el 2 del PRI fuera como 3 del Verde.

En aquél momento, el PRI que era dominado por Bárbara Botello resistió la propuesta y rechazó lo que algunos de ellos consideraban como las perlas de la virgen con lo que la posibilidad de la alianza se iba a pique.

Martínez Vega que ya había sido regidor en el trienio 2003-2006 que encabezó Ricardo Alaniz cuando el Verde llegó a tener 3 ediles. Al final, se alzó con una buena votación aunque solo pudo lograr meter un regidor al cabildo.

Eugenio tendría como premio luego la dirigencia municipal del partido Verde en un trienio que fue el preámbulo para la alianza exitosa con el PRI en 2012 en la que amarró una posición clave en la planilla de Botello en 2012 como primer síndico.

Polémico y tocado por un trienio escandaloso, a la estrepitosa derrota del doctor Córdova, Martínez Vega prefirió dar un paso al costado en el Verde.

El destino lo reencuentra hoy como coordinador de campaña de quien fue su rival en las urnas hace 12 años aunque el resultado final, dijo que gracias a la no alianza del Verde con el PRI, Sheffield fue alcalde en 2009. Ahora, van juntos contra el PAN.

PERSONAL MÉDICO SIN VACUNA: LA SOBERBIA AL EXTREMO

La 4T ha agregado a la lentitud con la que avanza la vacunación en el país, el absurdo de la resistencia a vacunar al personal médico del sector público y privado que o no ha sido vacunado en una primera dosis o no ha tenido el esquema completo.

Simple y sencillamente no se entiende cuál es la razón de fondo para que no se complete una premisa que es básica para blindar a quienes están en el campo de batalla. La soberbia de un gobierno que no gusta conceder la razón en un reclamo tan válido y justificado que ni siquiera tendría que serlo.

Si desde el arranque se hubiese tomado la decisión de que los primeros en ser vacunados fueran los del personal del sector salud, público y privado, la decisión hubiese sido lógica y del más elemental sentido humanitario.

Pero hay ocasiones en las que la 4T ve un problema en donde hay una solución lógica como en este caso. Si ya se hubiese vacunado a médicos, enfermeras del sector público y privado, no habrían recibido una ovación pero se habrían evitado este dolor de cabeza. Es tan simple como eso.

Y hoy, tenemos la típica terquedad y soberbia de una autoridad que no quiere ceder a los legítimos reclamos porque es como darle gusto a los medios que han cuestionado la medida.

Porque todo lo convierten en político y partidista como ocurrió con la vacunación en León cuando, varios ciudadanos adultos mayores que creyeron en la invitación a vacunar a los nacidos en 1961 que hizo la secretaría de Salud del estado y se toparon con los pleitos de servidores de la nación y los funcionarios estatales.

Afortunadamente, se trató de algunos casos excepcionales pero resulta triste ver en lo que se convierte de pronto un tema tan serio como la estrategia de vacunación. Iban bien.

Otras noticias