Hubo gritos de ¡sí se pudo! pero, ¿qué se pudo? El primer vuelo despegó con retraso. Los vuelos de llegada, llenos de obradoristas: el primer aero-acarreo en la historia del país. No es un aeropuerto nuevo, es la ampliación de un aeropuerto militar que ya existía. La mejor manera para llegar al “aeropuerto del pueblo” es en helicóptero. El presidente tardó 40 minutos en llegar, a las 5 de la mañana en lunes de día feriado sin tráfico. Su periodista favorito, Lord Molécula, se fue en coche: tardó tres horas en llegar. Muchos pasajeros no llegaron a tiempo a sus vuelos.

¿Se acabaron los privilegios? Los grandes empresarios de siempre fueron invitados de honor. Los funcionarios de la 4T los recibieron con abrazos. Antes les decían la “mafia del poder”, ahora les llaman “empresarios comprometidos con México”. Son sus contratistas. Ya se arreglaron con ellos. Los gobernadores del PRI, agachados y sometidos, alabando al presidente con discursos que buscan impunidad y embajada. Exsecretarios de la Defensa, antes tachados de asesinos y corruptos, aplaudiendo también. Sheinbaum dijo que lloró por ver el documental de la obra; no lloró cuando murieron 26 en el Metro que se le cayó. Murieron 10 personas construyendo el Felipe Ángeles.

Ver nota: Lorenzo Córdova: INE no se niega a difundir la consulta de Revocación de Mandato

No había agua en los baños. Cuando haya, quién sabe a dónde se va a ir, porque las redes sanitarias y la planta de tratamiento se terminarán en julio. No hay un solo árbol. Uber está prohibido y se acabaron los taxis. Las tiendas son unas mesas de lonchería y letrero de lona, en las que te venden lo mismo donas que departamentos en Miami. Una señora instaló una mesa para vender cuarzos y leer el Tarot. En el piso, vendedores ambulantes ofrecían mercancía 4T: tazas de Morena y camisetas con la foto de AMLO. A unos metros, adentro de la terminal, una manifestación que insulta a la prensa. No hay restaurantes. Dejaron pasar de emergencia a una señora que vendía tlayudas. Ojalá le pongan un local porque se antojan más que la comida de aeropuerto. Los techos mostraban aún tuberías y cables, faltaban paredes y los enchufes tenían “falsos”. La sala de espera VIP es una mesa con un mantel. Un día antes, se cayó el asta de un pendón con la bandera. Dos días antes se reveló un documento en el que el Ejército pedía posponer la inauguración porque no estaban listas la pista central ni la aduana. El hotel va a estar listo en julio. El presidente piensa que el aeropuerto está al 100%. El Ejército dice que para estar al 100% faltan 30 años. La estatua del general Felipe Ángeles costó 22 millones de pesos. Lo más bonito es el museo del mamut. En la construcción del aeropuerto contrataron empresas fantasma y arrendadoras de juegos infantiles disfrazadas de proveedoras de materiales. Es el único aeropuerto internacional que no tiene vuelos internacionales. Bueno, sí, un vuelo cada 15 días a Venezuela en la aerolínea de la dictadura de Maduro. No puede recibir vuelos de Estados Unidos porque no tiene la categoría de aviación. Como nadie quiere usarlo, el presidente personalmente está llamando a directivos de aerolíneas para convencerlos. No hay dictamen de seguridad estructural de la torre de control. Costó 53% más de lo planeado.

Se inauguró el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles. La 4T está orgullosa. Es una radiografía del gobierno.