Luz Zárate

Fotos de Martín Rodríguez

Celaya.- En el corazón de Celaya, Guanajuato, se encuentra el primer monumento erigido en honor al México libre: la columna de la Independencia. Actualmente, se encuentra en proceso de reparación.

Fernando Amate, cronista de la ciudad, se refiere a que el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras diseñó la estructura de estilo neoclásico, de orden corintio.

Comenzó a construirse en 1791, originalmente en honor a Carlos IV, sin embargo, en 1823, dos años después de la consumación de la Independencia, el Ayuntamiento celayense decidió dedicarlo al triunfo de los mexicanos sobre el yugo español.

Obra en evolución

La columna se encuentra en el centro de la plaza de la ciudad, en lo que ahora conocemos como el jardín principal. Pero en 1906 la trasladaron a su actual ubicación, en la Calzada Independencia.

“Sobre ella estaba la efigie del rey de España, al momento que reflexionan que la revolución es contra la monarquía y que es contra quien se lucha, se quita la estatua del rey, y el monumento se traslada del Jardín Principal a la Calzada Independencia” , explica Fernando Amate.

En lugar del soberano Carlos IV, se colocó la figura labrada en cantera de un águila apresando entre sus garras una serpiente. El propio arquitecto esculpió el ave con la cabeza volteada hacia atrás, para que viera “las barbaridades que cometen los munícipes”.

“Con el tiempo cuando ya se consolida la independencia, se busca el símbolo nacional y años después se le pone el águila republicana ”, detalla Amate.

En el pedestal se observan cuatro jarrones grandes, detalles que son característicos de la estética y el estilo de Tresguerras.  

Primera restauración

En 1970 fue necesario agregar anillos de acero en el fuste, ya que el capitel y la escultura estaban en peligro de caer; ese mismo año fue necesario pintar el águila.

El último acto público para honrar la importancia de la Columna de la Independencia se llevó a cabo el 16 de septiembre de 2010.

En aquel entonces se develó una placa que da testimonio de la importancia del monumento. Fernando Amate considera que el monumento no ha recibido el crédito y difusión que merece.    

La bola del agua

Celaya alberga otra construcción que ha sido testigo de episodios clave de la historia de México. La Bola del Agua se inauguró un 15 de septiembre de 1910 para festejar el centenario de la independencia.

Se construyó durante el gobierno de Perfecto I. Aranda. Esta torre hidráulica es una réplica de otra que se encontró en Alemania y fue destruida por bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

En dicho país se troquelaron las láminas, se diseñaron los planos, se prepararon los remaches y tornillos para sostener la estructura.

“Forma parte de una serie de acciones que emprendió Porfirio Díaz, presidente de la República a principios del siglo XX, de 1810 a 1910 hay 100 años, (…) en Celaya tenemos la torre hidráulica y además el Mercado Morelos”, señala Fernando Amate .

En su momento solucionó los problemas de abastecimiento de agua, y ahora es símbolo de la ciudad y parte fundamental de la identidad de sus habitantes. Continúa surtiendo al centro histórico.  

“Su relevancia histórica consiste en que a nivel nacional fue el primer monumento que se erigió para conmemorar la gesta heroica de los insurgentes” Fernando Amate, cronista de Celaya  

“Su relevancia histórica consiste en que a nivel nacional fue el primer monumento que se erigió pARA CONMEMORAR LA GESTA HEROICA DE LOS INSURGENTES”

Ferando Amate, Cronista de Celaya.

Detalles que tal vez ignorabas

La bola del agua tiene una base de 10 metros de ancho y una altura de 44 metros sobre el nivel del suelo; tiene 41 metros de circunferencia en la base y su tanque posee un diámetro de 12 metros. Tiene capacidad para 904.77 metros cúbicos y un pozo de 396 metros de profundidad.

dm