“Estas lamentables circunstancias están en manos de las autoridades que son competentes para investigar los delitos. No obstante ello y amén de que son hechos muy lamentables, eso de ninguna manera tiene que entorpecer la organización del proceso electoral porque como lo hemos dicho aquí, el proceso electoral está en marcha, el proceso electoral está a punto, el proceso electoral cuenta con todas las etapas debidamente planeadas y ejecutadas y también lo digo, lo reitero, insisto, lo enfatizo: confiamos plenamente en nuestras autoridades”

Mauricio Guzmán Yáñez

Este domingo, la violencia como triste realidad y los partidos en su conjunto son protagonistas y se juegan su futuro. Aquí, el análisis.

LA VIOLENCIA. Mal escenario para las autoridades de Guanajuato que buscaban disociar la violencia del día a día que muestra altas y bajas en los últimos meses de la violencia ligada a las elecciones. Del asesinato del diputado azul Antonio Acosta al de un militante en Apaseo el Grande, otros hechos violentos grandes y pequeños en elecciones, pusieron al gobierno contra la pared. El reto es saltar el Día D sin daños mayores.

DIEGO SINHUE. Como gobernante, el reto mayor es entregar saldo blanco el día de la elección ya que no se pudo festejar eso en campañas. Como líder de facto de un partido, se juega la oportunidad de decir que sigue estando entre los estados que se resiste a la ola Morena en el país y su apuesta es a hacerlo con contundencia, para lo que se ofrezca más adelante.

PAN. Como instituto político, se juega este domingo la ratificación de su hegemonía en el estado a pesar del largo tiempo que ha permanecido en el poder y del desgaste y que el dedazo sigue siendo el mejor método para llevar la fiesta en paz internamente. Ganar de 20 a 22 distritos, mantener la hegemonía en el corredor industrial y recuperar Salamanca y San Francisco del Rincón sería un premio mayúsculo. Ganar con los tránsfugas que postula en Dolores y Acámbaro, la cereza en el pastel. Perder más de 3 distritos y algún municipio del corredor industrial, representarían serias abolladuras a la corona.

PRI. El PRI Guanajuato aspira a sobrevivir a su paulatino deterioro por la división local y abandono nacional. Su mayor logro sería mantener lo que tiene. Los municipios que gobierna y las plurinominales que ostenta. No importa que lo haga más fincado en su cercanía vergonzante con el PAN que prefiere verlo en gobiernos municipales o distritos que a los morenistas. Muy difícil que aspire al segundo lugar. Si cae al cuarto, sería catastrófico.

MORENA. Bajo el mando de Ernesto Prieto suspira por mantener al menos lo que hoy tiene: 5 municipios gobernados y 5 plurinominales. Ganar al menos un distrito de mayoría y conservar Salamanca sería un buen logro siempre y cuando no pierdan curules.

Muy difícil que ganen algún otro de los 3 municipio del corredor industrial más grandes, particularmente en León. Tienen aspiraciones por más espacios en el de Celaya y el de Irapuato. Van por el campanazo en Silao. Ernesto Prieto en lo particular, no se puede dar el lujo de ganar menos de lo que ahora tiene. El peso de los resultados es suyo.

RICARDO SHEFFIELD. Este domingo enfrenta un panorama adverso. Porque algunas encuestas no solo dicen que su figura de exalcalde panista no le aporta más votos a Morena sino que sus negativos, lo desploman. Una derrota mayor en proporción al 2 a 1 sería no solo humillante para él sino costosa para sus aspiraciones de buscar la gubernatura en 2024. Si no hay milagro, está listo su retorno a Profeco.

MUJERES CANDIDATAS. De manera particular, Alejandra Gutiérrez en León y Lorena Alfaro en Irapuato, representan una apuesta interesante del PAN por candidatas mujeres no solo para cumplir el requisito en municipios pequeños sino para las 2 ciudades más habitadas de la entidad.

En los hechos, confirmar que la equidad de género, es una realidad y no es jarabe de pico de los mandones del partido. Ganar esos 2 municipios con mujeres sería un parteaguas importante para el blanquiazul.

MOVIMIENTO CIUDADANO. El partido con la estrategia más agresiva de reclutamiento de candidatos tiene un buen reto en Guanajuato donde ha sido comparsa del PAN-Gobierno.

Un interesante elenco de candidatos en varios distritos y municipios que incluye lo mismo, personajes que son apuesta para distanciarse de su pro-panismo como el primer candidato abiertamente homosexual en León que figuras que se aprecian más cerca del panismo como la excolaboradora de Coparmex Dessiré Angel.

Rodrigo González, dirigente estatal, hasta vaticina que van a tener bancada por primera vez: al menos 2 diputados plurinominales.

PARTIDO VERDE. El partido Verde aspira a recuperar el tercer sitio como fuerza política en el estado y desplazar al PRI que parece autoinmolarse. Su imagen nacional de partido que se entrega sin pudor al gobierno en turno lo persigue en Guanajuato en donde ha dado muestras de dignidad.

Pese al optimismo de sus dirigentes, debe darse por bien servido si mantiene lo que hoy tiene: dos curules en el Congreso y 2 Municipios. Si Movimiento Ciudadano crece, podría ser uno de los paganos.

Y mientras transcurre el proceso electoral, la exalcaldesa de León Bárbara Botello celebra una pequeña victoria luego de que un juez de control federal ordenó llevar a cabo las diligencias necesarias para revisar el recurso de la expriista que reclama que en la detención se violó un amparo que la protegía de cualquier acción de la Fiscalía de Guanajuato.

2015: EL FUROR POR EL VOTO NULO QUE YA NO VOLVIÓ

Que curioso. Hace 6 años estaba en su mero apogeo la campaña para anular el voto que dejó de existir en 2018 y 2021. Poco o nada queda de aquella promoción incansable de agrupaciones civiles. Es sin duda, otro signo de los tiempos.

Hoy, a ninguna agrupación que esté a favor del estado de cosas o a quienes estén en contra le conviene que los ciudadanos desperdicien su voto, anulándolo. Hoy todos los votos cuentan.

En la elección de 2015, la intermedia cuando gobernaba Enrique Peña Nieto, la discusión desplazó durante los días previos, la atención mediática y promoción en redes sociales al de las propuestas de los partidos políticos y sus abanderados.

Se hablaba de la necesidad de que fuese un asunto para que los políticos se sacudieran un poco la modorra y se pusieran a prueba a sí mismos con reformas legislativas que le den un valor a todas las expresiones ciudadanas, incluidas la abstención y la anulación del voto.

La discusión fue durísima y no había alineación de criterios; grupos de intelectuales y editorialistas que solían coincidir en ciertas críticas al status quo de la política en México diferían en sus posturas.

Por un lado estaban quienes creían que si la anulación per se no tenía vínculo o efectos para que se invalide una elección o se genere un castigo a los partidos en prerrogativas o asuntos colaterales, la acción se convertía en un desperdicio.

Del otro lado estaban los que sostenían que, justamente sería la creciente presencia de votos nulos en las urnas lo que obligaría a los partidos políticos a reaccionar y a darle un valor.

Tal discusión hoy está enterrada y podría ser justamente otro de los frutos de esa polarización que genera la figura presidencial. Ya veremos si el nivel de votos nulos se mantiene o va a la baja.

A decir verdad, no hubo un crecimiento importante de los votos nulos en 2015 y si en ese momento la discusión llegó a las primeras planas de los periódicos fue porque los intelectuales y analistas no veían en el horizonte un personaje o partido que pudiese sacudir las estructuras del sistema político mexicano. PRI vs PAN podía causar hasta flojera para votar.

A nadie le interesa hoy convocar a anular el voto porque la disputa por los sufragios es hoy, palmo a palmo y cuerpo a cuerpo. López Obrador levanta pasiones, adhesiones o rechazos. Nunca indiferencia.

CIUDADANOS A LAS URNAS: BAJO EL SIGNO DE LA POLARIZACIÓN Y LA VIOLENCIA

De principio a fin, esta campaña política en Guanajuato estuvo marcada por la violencia.

No solo por la que campea en Guanajuato en los últimos 6 años sino de manera particular por la que se relaciona con la política. Todavía el pasado viernes, el PAN lamentó el asesinato de un militante que trabajaba en la campaña y que era funcionario municipal.

Las autoridades de todos los niveles han insistido en que se trata de hechos que no ponen en riesgo el proceso ni mucho menos representan una amenaza para los electores que van a las urnas.

Ojalá así sea porque ningún partido político parece a salvo de ella y los ciudadanos como en casi cualquier otro hecho violento, quedan atónitos y sin saber bien a bien cuál es la causa de los ataques y sobre todo, el nivel de penetración del crimen en nuestra política.

De manera paralela, este proceso como nunca ha estado ligado a la figura presidencial y la aprobación o desaprobación de sus estrategias. Poco parecen importar las propuestas y los partidismos. Los partidos políticos de oposición a Morena parecen reducir todo al sí o no a la 4T sin que les importe sacrificar su ideología. Todo sea por acotar el dominio de Morena y aliados en el Congreso aunque la marca pierda prestigio e identidad sobre todo PRI y PAN.

Por otra lado, si algún mérito se puede apropiar López Obrador de cara a las elecciones de este domingo. es que hizo imposible la indiferencia pero sobre todo la neutralidad de los protagonistas de la vida pública.

PRI y PAN, olvidaron sus diferencias más irreconciliables; gracias a ello, Vicente Fox que llamó a votar por Peña hoy no es un “traidor a la democracia” sino un adelantado en su tiempo, empresarios prominentes como Claudio X. González abiertamente hicieron campaña en contra de la 4T; en lo local, otros que que recién fueron líderes empresariales como Arturo Sánchez Castellanos abiertamente asumieron candidaturas y dieron color.

El perredismo que alguna vez aclamó al hoy presidente hace 3 y 9 años ahora lo cuestiona severamente y hasta Coparmex en todos sus niveles, no pudo evitar su parcialidad en contra de la 4T.

Pero también, López Obrador será corresponsable de que esa fobia que genera con sus detractores, haga flotar y extienda el dominio de partidos como el PAN o el PRI en varios estados del país pese a su natural desgaste.

Y entre estos estados se encuentra Guanajuato, bastión del PAN y resistente al morenismo en donde el blanquiazul y el PRI se fían de que antes de que Morena llegue al poder en sus municipios, prefiere que sigan los que están aunque cometan errores. Más vale malo por conocido…

López Obrador como factor central de este domingo electoral. ¿Qué tanto le abollarán la corona en Congreso y gubernaturas? Hoy lo sabremos