Agencias

Ciudad de México.- Miguel Herrera no está de acuerdo con el sistema que volvió a implementar Liga MX para la fase final del torneo Guardianes MX, el famoso repechaje, considera que esto no genera competencia, sólo beneficia a las televisoras.

Ahora es una posibilidad de entrada de dinero mayor a televisoras y se busca eso, pero no es porque sea más exigido o disputado este torneo. Estás en la media de puntos que haces para calificar. Si estuviéramos en 12 o 13 y que puedan llegar a 20 puntos y luego ser campeones no exige una competencia. Si el de 20 puntos elimina a León que podría tener 36 puntos… no creo que sea más competencia”, señaló el ‘Piojo’ ayer en rueda de prensa.

“No es que traiga más competencia, al contrario. En torneo normal compites estar entre los primeros ocho y hay unos que se exige estar en primeros planos, pero estar entre los primeros 12 es estar en reclasificación, pero del quinto a octavo no es mal torneo”, agregó Herrera.

Actualmente las Águilas no están en la clasificación directa, se encuentran en el quinto puesto, a un punto de Cruz Azul y Tigres.

Se lava las manos

Herrera narró el encuentro que tuvo con el árbitro César Ramos (sin asignación para esta jornada) que se hizo viral en redes sociales.

“Son palabras que uno se calienta y viene la reacción. No creo que esa plática elevada de tono fuera para sancionarlo, pero no llevó a faltarnos el respeto”, dijo.

Si Ramos fue sancionado para esta Jornada 15 del Guardianes 2020, debido a la discusión que tuvo con el estratega azulcrema, razón por la que no tendrá actividad, Herrera se lavó las manos.

“Yo no fui el culpable, lo reitero. César hizo un buen trabajo en el partido (del lunes), lo único que le comenté fue se equivocó porque yo no estaba reclamando, sólo quería que aventaran más rápido las pelotas a la cancha. Si lo castigaron o no por lo que dijo, no es problema mío. Eso pregúntaselo a (Arturo) Brizio”.

Al ‘Piojo’ se burló de la supuesta marcha que los aficionados convocaron para pedir el despido del preparador físico del club, por las múltiples lesiones que sufren.

“La verdad, si hiciéramos caso a todo lo que dice la gente, no habría gente que trabaja en el futbol. Se critica a todo mundo, ¿no? Hoy, en las redes sociales, se critica cualquier trabajo; si no gusta el desempeño de su equipo, se critica y ponen lo que ellos piensan. Al final, es la opinión de la afición, pero si un club se basa en la opinión de la gente, pues no funcionaría”, reiteró.