Roberto Lira

Celaya.- Tras el fallecimiento del padre Marcó Antonio González de León exorcista de la Diócesis de Celaya, será nombrado como su sucesor alguno los sacerdotes que lo apoyaban en esta función, señaló el obispo Benjamín Castillo Plascencia

El padre Marcó Antonio murió el pasado seis de enero tras complicaciones en su salud al contraer Covid-19, ahora el obispo de Celaya deberá nombrar al nuevo encargado de realizar exorcismos en esta comunidad. 

“Ya hay otros padres que le estaban ayudando, no con el nombramiento directo, habrá que nombrar a alguien; a mí me toca pedir, pero hay varios que ya le ayudaban a él, entonces uno de ellos, pero vamos viendo por los otros cargos que tienen”, comentó Castillo Plascencia.  

Asimismo, el prelado celayense comentó que los casos de posesiones demoníacas son pocos y en muchas ocasiones tienen que ver con problemas psicológicos, sin embargo, contar con un exorcista en la Diócesis es necesario. 

“Mucha gente cree que muchas cosas son cuestión de eso, casi siempre son cuestiones psicológicas, pero sí hay casos de posesión diabólica, gracias a Dios no hay tantos”, comentó el obispo. 

De la misma manera comentó que se cuenta también con un equipo de psicólogos que apoyan en esta función, son ellos quienes se encargan de hacer un discernimiento respecto a cada caso posible de posesión.

Te podría interesar:

SZ