El NEAP del caso Jenkins

LA INVESTIGACIÓN SOBRE la Fundación Mary Street Jenkins y su Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP), contrario a lo que se ha mencionado en diversos espacios, está concluida.

De hecho, en lo jurídico tendría que prevalecer el No Ejercicio de la Acción Penal (NEAP) contra los integrantes de la familia que dio origen a esa organización, el cual tiene carácter de cosa juzgada desde el 2019.

También tendría que sancionarse el conflicto de interés de Alejandro Gertz Manero y sus colaboradores, pues no debieron impulsar órdenes de aprehensión contra los Jenkins.

No debieron porque al mismo tiempo son propietarios, apoderados y representantes legales de la Universidad de las Américas A.C., institución que ha mantenido un litigio por la marca comercial de la UDLAP.

De hecho, son asociados de esta institución de educación privada dos hijas del fiscal, Alejandra y Mercedes Gertz Lozaiga, además del yerno Julián Antuñano Olvera

Adicionalmente han sido apoderados de la UDLA A. C. el actual Subprocurador Especializado en Investigación de Delitos Federales, Juan Ramos López.

Apunte también a otros altos funcionarios de la FGR cercanos al titular de la dependencia, como Hilario Sánchez Cortés, Gustavo Gutiérrez Calderón y Alfredo Ramírez Guerrero.

En 2007 esa alineación de abogados en nombre de Gertz solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial la declaración administrativa de nulidad del nombre, logotipo y lema de la UDLAP.

Además denunciaron penalmente a la institución poblana por “uso y apropiación fraudulenta del nombre “Universidad de las Américas”. El caso fue desechado por la entonces PGR.

En 2016 los Jenkins enfrentarían una nueva denuncia penal, ahora impulsada por el primogénito de la familia, Guillermo Jenkins de Landa, quien señaló un desvió de recursos valuados en 720 millones de dólares.

Guillermo señaló como responsable del supuesto desvió de recursos privados a su madre, Elodia Sofía de Landa, y a sus hermanos, principalmente Roberto Jenkins de Landa, quien fungía como patriarca.

Pero el 4 de mayo de 2018, la entonces PGR de Enrique Peña Nieto y Elías Alberto Beltrán como encargado del despacho, determinó oficialmente que los hechos denunciados no eran constitutivos de delito.

Juan Ramos impugnó la decisión ante diversos tribunales, pero en 2019 un Juez de Distrito desechó la impugnación 139/2019 y declaró el caso como cosa juzgada.

No se entiende entonces cómo el ya para entonces titular de la SEIDF revocó el NEAP el 12 de junio de 2020, para reabrir la investigación contra los Jenkins y solicitar las actuales órdenes de aprehensión.

La revocación del No Ejercicio de la Acción Penal sin la intervención de un Juez de Control, y fuera de los tiempos establecidos por la ley, echa por tierra todo el proceso actual que se sigue contra los Jenkins.

Y es que en los cánones básicos del quehacer penal se entiende que nadie puede ser juzgado en dos ocasiones por el mismo delito.

LO QUE ADELANTAMOS aquí, que por primera vez en la historia la Central de la CFE de Petacalco se había apagado por un problema logístico y de operación, se ha venido confirmando en los hechos. Los que saben desde adentro cómo opera la empresa estatal, no los que desde el corporativo ignoran la realidad de la infraestructura de la CFE, comentan que hace 15 días llegaron 90 mil barriles de combustóleo para volver a prender la planta. Petacalco es estratégica para el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) porque contribuye a la regulación del Sistema Eléctrico Nacional, y porque tenerla trabajando “a media flama” obliga a sobre utilizar las hidroeléctricas de Infiernillo y Villita. Lo que temen los técnicos de la dependencia que dirige Manuel Bartlett, es que esta sobre utilización de los vasos centrales cause una sequía en la zona en el verano de 2022. Pero más allá de las consecuencias técnicas, Petacalco es el botón de muestra perfecto del actual diferendo político con Estados Unidos, el freno a la reforma eléctrica y la visita del embajador Ken Salazar a Palacio Nacional hace unos días. La CFE está apostando a la utilización de combustóleo en sus centrales y ese combustible es el principal generador de dióxido y trióxido de azufre, es decir, de la lluvia ácida. La apuesta por el combustóleo, como están haciendo ineficientemente en Petacalco con las consecuencias conocidas, es a juicio de los Estados Unidos, que ya lo plasmaron en papel en la misiva de los Congresistas norteamericanos, violatoria del T-MEC. Así que si Estados Unidos quiere probar con un solo ejemplo lo que alertan en su carta, que vean cómo tratan de prender Petacalco.

LE DECÍA QUE el año pasado el Buen Fin generó una derrama económica de 239 millones de pesos y el crecimiento del comercio en línea motivó que esta edición 2021 se implementara una estrategia dirigida a micro empresas para capacitar y promover el uso del comercio digital. Antes de la pandemia de Covid-19 había mucha desconfianza en los pagos digitales, pero éstos tuvieron un crecimiento exponencial durante el periodo, adaptándose al cambio rápidamente los bancos y procesadoras de pagos, como fue el caso de Prosa, que ajustó sin sobresaltos su operación interna, soportando el incremento del volumen transaccional. Sin embargo, una preocupación fue que este crecimiento en el comercio digital se tradujera en un aumento en la incidencia del fraude. No fue así. Datos de la Asociación de Bancos de México (ABM), que preside Daniel Becker, indican que de enero a agosto del 2021 se realizaron mil 48 millones de operaciones de banca por internet, un crecimiento de 21% frente al mismo periodo del 2020, y mil 200 millones de transacciones por banca móvil, un incremento de 77%. En el primer semestre del 2021 se registró una disminución de 9% de las reclamaciones por fraude en línea, lo cual indica que han sido eficaces las herramientas antifraude que se están utilizando. Sin perder atención en el tema de los fraudes, la mayor preocupación del comercio en línea es el retraso en las entregas por la crisis en las cadenas de suministro, particularmente en el transporte de mercancías vía marítima.

Y PRECISAMENTE SOBRE esto último, hay una crisis en la logística mercante que desde hace meses aqueja a las navieras y compañías exportadoras, justo en la época de mayor actividad comercial, como es el último trimestre del año por las compras navideñas. En los principales puertos del mundo hay miles de embarcaciones en espera, debido al retraso en el despacho y entrega de mercancía de todo tipo que afecta a esta red logística. De acuerdo con un análisis elaborado por Newmark Latinoamérica, dirigida por Giovanni D´Agostino, la paralización de la actividad comercial desde marzo del 2020 por el Covid-19 retrasaron el ritmo que traía la red logística. Según la Organización Mundial del Comercio, el intercambio global de mercancías cayó 5.3 % en 2020 y se estima que 80% de los artículos que se consumen se transportan vía marítima.