Agencias

Ginebra.- De Europa a Estados Unidos, los países se preparan para masivas campañas de vacunación tras el anuncio de una nueva vacuna con una efectividad de casi el 95% contra el Covid-19, pero las restricciones continúan ante una pandemia galopante, como lo muestra Austria, reconfinada desde ayer.

En Estados Unidos, desde Nueva York en el este hasta Seattle en el oeste, estados y ciudades volvieron a imponer medidas en los últimos días para intentar frenar la segunda ola del coronavirus. El número de casos en el país, el más enlutado del mundo, supera los 11 millones, con más de 247 mil muertos.

El presidente electo, Joe Biden, advirtió que “podría morir más gente” si Donald Trump –que aún no reconoce su derrota en las elecciones en las que aspiró a un segundo mandato- se niega a cooperar con el equipo de transición sobre una respuesta al Covid-19, incluida la distribución rápida de vacunas.

Las esperanzas mundiales de superar la pandemia aumentaron el lunes cuando el laboratorio estadounidense Moderna dijo que su vacuna experimental mostró una efectividad de 94.5%. Una semana antes, la farmacéutica Pfizer, también estadounidense, y el alemán BioNTech afirmaron que su vacuna, también en fase experimental, tuvo una eficacia del 90%.

En Estados Unidos, las dos vacunas podrían ser autorizadas por la Agencia Reguladora de medicamentos (FDA) en la primera quincena de diciembre, indicó Moncef Slaoui, científico de la Operación ‘Warp Speed’ (máxima velocidad), creada por Trump para inmunizar a la población estadounidense. Esto permitiría vacunar a 20 millones de estadounidenses, con prioridad para los más ancianos y de riesgo, a partir de la segunda quincena de diciembre, y luego a otros 25 millones por mes a partir de enero, dijo.

En cuanto a Europa, el 24 de agosto se anunciaron “conversaciones avanzadas” con la Comisión Europea para la compra de 80 millones de dosis, pero no se han firmado compromisos concretos.

Bancel advirtió a los europeos de que este “retraso” podría ralentizar las entregas, pues los países que hayan firmado primero tendrán prioridad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró las noticias “alentadoras” sobre las vacunas, pero advirtió que faltan meses para una disponibilidad generalizada y expresó su preocupación por el incremento de los casos en el mundo.

La pandemia golpea también con fuerza a Rusia, que registró el martes un récord diario de 442 fallecidos, mientras se agrava en las regiones, con numerosos hospitales desbordados y morgues llenas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió al grupo de países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) unirse para producir en masa las vacunas de diseño ruso, sin detallar los términos comerciales de la propuesta.

Además de las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna, Rusia afirma tener una efectividad del 92% para su vacuna Sputnik V, actualmente en ensayos clínicos de fase 3.

EZM