El Jr. sigue sin convencer

Julio César Chávez hijo derroto a Marco Reyes por decisión unánime

Notimex

EL PASO, E.U.- Julio César Chávez Junior no convenció, pero ganó por decisión unánime a Marco “Dorado” Reyes, quien hizo una buena pelea ante una afición dividida en el Don Haskins Center de esta ciudad.

Luego de la derrota con el polaco Andrzej Fonfara el 18 de abril, se notó ligera mejoría en Chávez Junior para regresar a camino de la victoria, pero no le alcanzó para noquear y se tuvo que ir a las tarjetas para imponerse por 97-92, 98-91 y 96-93.

‘Julito’ sufrió el primer golpe en la báscula y el segundo en su camino y llegada al ring, pues la mayoría eran abucheos de la mayoría de los nueve mil 245 espectadores que acudieron al inmueble.

Las miradas amenazadoras que tuvieron durante el frente a frente en el pesaje continuaron antes del campanazo, aunque en los primeros minutos poco se hicieron en el clásico round de estudio.

Aunque lucía más agresivo Reyes, el primero en conectar fue Chávez Junior, una derecha que se estrelló en el rostro de su rival, que respondió de manera inmediata.

En el segundo, cuando sonó el grito de “Reyes, Reyes”, pareció picar el orgullo de Chávez, que conectó buenas combinaciones a dos manos y que remató con gancho al hígado, pero cuando mejor lucía, un golpe bajo detuvo la pelea por algunos segundos.

Chávez Jr permitió que Reyes lo atacara en el inicio del tercero, buscando el momento oportuno para contraatacar y lo encontró pronto con potentes golpes, uno de ellos un gancho de izquierda que cimbró al de Chihuahua.

Para el cuarto giro Reyes volvió a aprovechar la fragilidad defensiva del Junior y le recetó una combinación al rostro; hacia una pelea inteligente, pues Julio buscaba acorralarlo y salía por piernas.

Chávez recetó una y otra vez el jab a un ‘Dorado’ que aceptaba todos, pero que estaba atento al contragolpe cuando el hijo de la leyenda atacaba, pues descuidaba la guardia.

Visiblemente cansados, al final del sexto Julio sacó fuerzas para acorralar y recetar una lluvia de golpes al oponente, lo que repitió en el séptimo con potentes ganchos. Julio no dejó de perseguirlo y Marco corría y trataba de contragolpear, sin éxito.

Julio provocaba a su rival y lo invitaba a atacar, éste lo hacía de forma correcta, pero los golpes poco daño hacían al sinaloense, que luego buscaba su oportunidad, nuevamente acorralándolo y con fuertes obuses.

Un cabezazo que fue reclamado por Chávez Jr y que le provocó una herida en el párpado izquierdo fue penalizado con un punto menos para Reyes en el noveno giro, pero era éste quien conectaba a su rival.

Julio se dedicó a buscar el golpe que fuera definitivo, por lo que dejó de presionar a un Marco que aguantó bien hasta el final, aunque debió cargar con la derrota, la tercera de su carrera (33-3, 24 KOs), mientras que Chávez Jr., entre abucheos, dejó récord de 49-2-1, 32 nocauts.