1.- El FIC toca la puerta

Alejandro Navarro Saldaña

Mañana dará inicio el 49º. Festival Internacional Cervantino, con 19 días de actividades en un formato híbrido, con grandes dudas sobre su desarrollo, impacto en la salud pública y efectos económicos, pues aún se viven condiciones difíciles de sanidad por la pandemia de COVID-19.

Donde se truenan los dedos es en el gobierno municipal de Guanajuato, pues aún no hay certeza sobre el recurso extraordinario esperado del Gobierno del Estado (porque de la Federación… ni soñarlo), 20 millones de pesos, para poder otorgar con suficiencia seguridad ciudadana y servicios públicos en la fiesta.

Alejandro Navarro Saldaña, alcalde de Guanajuato Capital, sabe que corren tiempos difíciles, pero sabe de la sensibilidad del gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, que hoy estará en la capital dando el banderazo de salida al Libramiento Cervera-Las Teresas. Se espera algún pronunciamiento este día. La fecha también se aprovechará para el anuncio del Tercer Festival de Día de Muertos.

Mientras eso sucede, el alcalde capitalino avanza en la reestructuración de su gabinete. Héctor Morales, deja la dirección general de Obra Pública para apoyar al mandatario municipal en el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato (SIMAPAG) como su nuevo director. Le sustituye el ingeniero Marco Antonio Ortiz Rendón, quien fue secretario académico de la facultad de ingeniería de la Universidad de Guanajuato y director general de SIMPAG. Se espera un revulsivo en el área.

Paty Elain Sánchez Stevenson, toma Desarrollo Social tras dejar el DIF municipal; fue brazo derecho de Samantha Smith, ahora deberá ser el vínculo de la administración en las colonias populares. En Movilidad entra el juvenil Alexander Medina, un cambio generacional se cierne en el área. Servicios Públicos municipales también está en la visual de cambios, pero la decisión se tomará tras pasar los peregrinos. Antes hay que atender el Cervantino.

2.- Desaseo

Vicente Esqueda

Por increíble que resulte, tras las denuncias de estudiantes, catedráticas y trabajadoras de la Universidad de Guanajuato (UG) sobre casos de acoso sexual y laboral, las autoridades administrativas además de no estructurar una respuesta sistémica firme y radical para frenar y sancionar el problema, cuando hizo despidos no cumplió con los procedimientos legales, de forma tal, que presuntos agresores pasaron a ser víctimas, porque no se les respetaron sus derechos humanos.

La Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, a cargo de Vicente Esqueda, encontró las violaciones y emitió ocho recomendaciones a autoridades de la UG por el “despido” de tres catedráticos tras el movimiento estudiantil “Ni una abeja más” en el campus León, a cargo del rector Carlos Hidalgo Valadez, por no haber cumplido con los procedimientos administrativos correctos y vulnerar sus derechos laborales y humanos; ellos presentaron quejas contra la Institución pues no se les otorgó certeza jurídica.

La pregunta que corre en La Colmena es cómo el área jurídica de la UG, en ese entonces a cargo de Mauricio Alejandro Murillo de la Rosa, junto con Recursos Humanos, no cuidó las medidas. ¿Error o dolo? Se ha dejado una estela de víctimas y hasta posibles retornos.

3.- Recursos asegurados

Héctor Salgado

Después del “estira y afloja” sobre la edificación de la Torre Médica de Especialidades en el Parque Irekua, la administración municipal que preside Lorena Alfaro García enfrió los ánimos de quienes amenazaron a la población de Irapuato de llevarse los 123 millones de pesos presupuestados para la torre a otras plazas, incluido León. En la reunión entre la alcaldesa y el secretario de Finanzas del estado, Héctor Salgado Banda, se reafirmó que el dinero no sale de Irapuato.

Atrás quedó el momento de conflictos donde el arma principal de los gobiernos, municipal anterior y estatal, consistía en atemorizar a la sociedad con el hecho de que la extensión del Hospital General no se construiría en esa ciudad como una especie de castigo por culpa de ecologistas opositores al proyecto. Cabe mencionar, la cuestión no ha concluido porque falta una serie de pasos; la alcaldesa Alfaro García, tiene la misión de ofrecer opciones.

No está descartado del todo seguir el proyecto original. Sin embargo, existen los intersticios para colocar varias alternativas para salvar esa Torre Médica, como el medio ambiente. De acuerdo con Salgado Banda “este proyecto va a llegar a buen puerto”. Con el dinero a buen resguardo, lo que sigue incluido lo legal depende de las negociaciones.

De la Valija. Alarma con pánico

Como podrá enterarse en la nueva administración municipal de Celaya, el alcalde, Javier Mendoza Márquez, y su secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Ignacio Rivera, el incremento de los hechos delincuenciales que colocaron a la ciudad con la mayor percepción de inseguridad en el país tiene que ver con la violencia cotidiana como la balacera sorpresa desatada este lunes en el tianguis de Los Naranjos, por dos “moto-sicarios” que dejaron cinco personas heridas, básicamente comerciantes. En consecuencia, se requiere mayor presencia de policías en los espacios de mercadeo.

Además del escándalo provocado por los disparos durante la incursión de los delincuentes, sobrevino también el pánico y horror de personas en el lugar. Lo primero que deberá conocer el nuevo jefe policiaco es si sus subordinados pusieron la seguridad que requería en un tianguis de esas dimensiones. En Celaya, sitio donde hay una aguda criminalidad de grupos y dónde la ciudanía se siente insegura, la policía deberá proteger a los celayenses en su quehacer cotidiano donde más resiente la violencia.

Porfirio Muñoz Ledo y Lazo de la Vega

Curioso ha resultado ver cómo ha sido la derecha y no la izquierda, a la que dio fronda, la que ha hecho un sentido homenaje al zoo politikon de más alcance intelectual en los últimos 40 años. Fue un gobierno municipal de extracción panista, prácticamente su primer acto en el trienio 2021-2024, el que le entregó las llaves de la ciudad de Apaseo el Grande y le hizo huésped distinguido.

Porfirio Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, dirigente partidario, parlamentario, secretario de Estado, ha tenido una prolífica vida política, pero también como estudioso y teórico del Estado Mexicano. Nacido en la ciudad de México, tiene sus antecedentes familiares en Guanajuato, entre León y Apaseo el Grande, que hizo su sitio de residencia cuando se lanzó por la gubernatura de Guanajuato en 1991.

Crítico del poder, desde siempre. Su último partido, Morena, le expulsó, prácticamente, por criticar al actual presidente de México. El agravio en realidad resulta halago. Muñoz Ledo, ratificó su convicción por la democracia. El homenaje de los ciudadanos de Apaseo y muchos políticos del PAN y hasta del PRI, resulta justificado y a tiempo.