Redacción

Mundo.- Después de saber de qué es el ‘Punto Nemo‘ apostamos que tu talasofobia aumentará, pues sabemos que existen estos lugares pero nadie ha explicado a detalle.

Este sitio es el más inaccesible del planeta. También es conocido como ‘el polo océanico de inaccesibilidad‘, algo así como el triángulo de las Bermudas.

¿Quién lo nombró ‘El Punto Nemo‘? Bueno, fue el escritor Julio Verne, quien lo ‘bautizó’ así en recuerdo del famoso antihéroe marino. Nemo significa ‘nadie‘ en latín, por lo que le hace honor porque es extrañamente visitado.

¿Dónde está ubicado? A mil 600 kilómetros equidistante de las costas de tres islas: al norte, la Isla Ducie (una de las Pitcairn), al noreste Motu Nui (islote de la Isla de Pascua); por último la Isla Maher en la Antártida, que está al sur.

Maître CoQ IV» está a 1.300 millas de Punto Nemo

Gracias a la tecnología se pudo dar una ubicación del ‘medio del océano‘, que había tenido en jaque a científicos por muchos años.

En 1992, el ingeniero croata-canadiense Hrvoje Lukatela utilizó un programa de computación especial para poder calcular las coordenadas al incorporar la forma elipsoide de la Tierra para lograr mayor precisión.

El Punto Nemo es el lugar más inaccesible y lejano del planeta

Este lugar está tan lejos de tierra firme que los astronautas son los únicos humanos que han estado cerca de ese sitio, pues la Estación Espacial Internacional orbita la Tierra a 416 kilómetros máximo; la masa terrestre más cercana está a 2.7000 kilómetros.

Las agencias espaciales han dicho que todo alrededor del Punto Nemo es la ‘zona deshabitada del Pacífico Sur‘, es decir, un cementerio espacial usado por Rusia, Europa y Japón, en donde han caído fragmentos de satélites y de la estación espacial Mir.

¿Existen monstruos en esta zona?

El escritor H. P. Lovecraft describió R’lyeh en una de sus obras (66 años antes), el lugar donde habitaba Cthulhu, una criatura legendaria de rostro con tentáculos.

LA LLAMDA DE CTHULHU UN CUENTO DE H.P. LOVECRAFT

Mientras que unos oceanógrafos pudieron grabar en 1997 un extraño sonido a menos de 2.00 kilómetros al este del Punto Nemo, provocando temor y el surgimiento de miles de teorías.

Este ruido fue nombrado ‘El Bloop‘, que sonó con mucha más fuerza que el de una ballena azul; aunque luego, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos confirmó que fue el sonido de la fractura del hielo.

Steven D’Hondt, oceanógrafo de la Universidad de Rhode Island en Narragansett, es casi imposible para que haya diversidad de especies de animales en la zona, pues existe una fuerte corriente giratoria limitada en el este y oeste por Sudamérica y Australia, al norte de Ecuador y al sur por la Corriente Circumpolar Antártica.

Además no llega mucha materia orgánica que pueda servir como alimento, y la corriente bloquea la entrada de aguas frías ricas en nutrientes.

dm