El espionaje y la ciberseguridad, nuestra asignatura pendiente

Redacción

México.- La falta de una regulación específica en contra del espionaje y la falta de educación en cuanto a nuestra autoprotección en internet son dos de los puntos flacos que tenemos los mexicanos en esta materia.

Todos parecemos tener unas nociones básicas de seguridad en nuestra vida cotidiana: cerramos la puerta con llave al salir de casa, no andamos por lugares poco recomendables a altas horas de la noche, o comprobamos el estado de nuestro carro si vamos a realizar un viaje largo.

Sin embargo, todo ese sentido común del que hacemos gala orgullosos en nuestra vida cotidiana lo olvidamos cuando nos metemos en internet, y cabe resaltar que nuestra vida diaria cada vez más pasa por la red de redes.

Los peligros de internet

Los peligros son variados y algunos más que de sobra conocidos, como los virus, un software malicioso, o malware, que imitando de forma inquietante a su homólogo vivo se extiende a más y más ordenadores de las formas más variadas; como enviándose a los contactos de nuestro correo electrónico o infestando memorias portátiles y pasando a nuevos huéspedes. Además, cumplen las más variadas funciones, desde ser un fastidio hasta hacer completamente inoperante un computador, o incluso toda su red LAN si forma parte de una.

Otro tipo de malware muy extendido es el troyano, un software que permite el acceso remoto a nuestro computador, con todo lo que ello implica; robo de información, utilización del computador para fines ajenos a los nuestros, como por ejemplo minar criptomoneda para el hacker… Ahora imaginen que el computador infectado es el de su empresa, por no comunicar sus redes LAN mediante una VPN (Virtual Private Network o red privada virtual), ni utilizar un antivirus actualizado, en ese caso puede que la competencia o grupos criminales tengan acceso a su propiedad intelectual, pudiendo disfrutar de los beneficios de la misma y dejando a su legítimo propietario con el gasto realizado y ninguna compensación.

Según la plataforma Cybint más del 50% de los ciberataques se realizan a las pequeñas empresas, las de los trabajadores por cuenta propia, y México es el país de Hispanoamérica donde el autoempleo más crece, así que es un asunto serio.

A veces ni siquiera es condición necesaria que nuestro computador o nuestro celular sean portadores de alguna insidiosa infección virtual, basta con conectarnos a una wifi pública sin disponer de una VPN, para que la información que pensamos estamos enviando a la página deseada sea interceptada realmente por un hacker al acecho.

Cómo protegernos

Según van apareciendo amenazas se van desarrollando contramedidas y medios que al principio eran utilizados sobre todo por empresas e instituciones del estado poco a poco se van abriendo paso entre los usuarios de internet, a medida que vamos siendo más conscientes de que hemos de ser igual de precavidos en internet como en nuestra vida en el mundo físico.

Una de las herramientas que hemos mencionado son las VPN, pero ¿Qué es VPN?

Una VPN es un “túnel” entre nuestro dispositivo y el sitio que queremos visitar que protege nuestra información y nuestro anonimato mediante su cifrado, evitando robos de información y censuras estatales de páginas como Twitter o YouTube.

Es diferente del Protocolo Seguro de Transferencia de Hipertexto, el https que vemos en las direcciones web, en que mientras el https cifra las comunicaciones entre el dispositivo y el sitio web, no impide que cualquiera que esté vigilando pueda ver que página visitamos. Por ejemplo, un ciudadano chino que accediese a su cuenta de Twitter mantendría seguros datos como su contraseña, pero no el hecho de estar accediendo a una cuenta en una página no permitida en China.

En cambio, al contratar una VPN el dispositivo accede a su servidor, y es desde la VPN que se accede al sitio web, con su cifrado y con la IP de la VPN, que puede ser una IP de México, por ejemplo, desde donde sí podemos acceder a Twitter sin problemas.

Aun así, es recomendable seguir accediendo a sitios https y no a sitios http a pesar de tener una VPN, la “s” de https significa “seguro”, sobre todo si accedemos desde una red pública.

RC