“Estas son situaciones gravísimas en las cuales el partido tiene que levantar la voz y las tiene que señalar y las tiene que denunciar y se tienen que poner precedente y los actores políticos, los candidatos, los partidos tenemos que aprender a respetar la ley electoral. no podemos dejar pasar este tipo de situaciones. Si se siguen sentando estos precedentes, mañana va a ser una china libre pues van a decir, otros partidos lo hicieron y no hubo consecuencias”.

Román Cifuentes

No podía ser de otra manera en el caso de PRI y de Morena. Hace unos días aparecieron 3 de los 4 diputados electos del tricolor (faltó Yulma Rocha) y 7 de los 8 de Morena (no estuvo Ernesto Prieto Gallardo) en el Congreso del Estado para recibir capacitación

La versión ofrecida por la propia Yulma es que su ausencia se debió a un viaje que ya tenía programado a la ciudad de México y que no se trata de hacerle vacío alguno a sus compañeros. Bienvenida la versión.

Pero más allá de esta anécdota, es posible que haya trabajo institucional con sus compañeros y que pueda haber coincidencias en la agenda legislativa que se plantea y en la mayoría de las votaciones que ejerza en el pleno. Vamos, tampoco puede ser una reventadora ni le conviene radicalizarse.

Pero las diferencias serán lo suficientemente sólidas para saber que de entrada, hay una diferencia en la postura ante el gobierno del estado en el tono de la oposición. La irapuatense querrá dejar clara que no será condescendiente con el PAN.

Los malquerientes de Arias Avila dicen que con él como eventual coordinador, los panistas van de gane. Luis Ernesto Ayala no tendría un hueso duro de roer. No tiene la beligerancia que históricamente ha mostrado la irapuatense Yulma Rocha ante el PAN.

Y ya Alejandro Arias mostró cartas credenciales con la defensa del trabajo del Fiscal Carlos Zamarripa hace unos días al recordar que también hay un Fiscal de la República que no ha estado a la altura de las circunstancias. Y ciertamente, quien fuera regidor del Ayuntamiento de León en la administración de Ricardo Alaniz tiene un talante  más cercano a la alianza de facto del PRI con Acción Nacional en lo federal: identificar como rival a vencer a Morena y respetarse mutuamente.

Digamos que la coyuntura favorece el perfil de Arias Avila pero su postura frente a Zamarripa fue groseramente obsequiosa. Si a nivel federal PRI y PAN harán bloque, en Guanajuato no tendrían por qué estar peleados. Yulma Rocha tendría que medir también el nivel de su eventual beligerancia. En la semana soltaron el rumor de que sus diferencias internas con 2 de los 3 diputados priistas, podrían acercarla a Morena.

Y en el caso de Morena, siempre habrá un motivo para reñir y dividir. Una de las razones por la que Ernesto Prieto Gallardo no acompañó a sus 7 compañeros diputados y diputadas electas a la visita de capacitación es porque no está muy de acuerdo con la designación de Irma Leticia González como enlace morenista para el comité de recepción de la siguiente legislatura.

Este comité lo integran 3 diputados electos, uno por cada uno de los 3 partidos con mayor representatividad en la siguiente legislatura: PAN, Morena y PRI.

Parece que la dirigencia estatal del partido debe dar su aval para esa designación y que Prieto anda preguntando que con el permiso de quién, los diputados electos de su partido tomaron esa decisión. Un tema francamente irrelevante pero que podría terminar en la mesa de la junta de Gobierno para dilucidar quién es el que tiene la razón.

Por lo demás, no es ninguna sorpresa que el político salmantino sea factor de discordia en su bancada y se mantenga al margen de cualquier decisión hasta el momento. Su estilo ha sido siempre la confrontación dentro y fuera del morenismo y no cambiará ahora.

No va a soltar la dirigencia mientras no haya un proceso formal de relevo. Y la llegada de su suplente, apenas rinda protesta y solicite licencia parece inminente. Es Morena en su jugo.

En la sucesión panista lo único cierto es que Pilar Ortega será la secretaria general de un ungido que aun no encuentran en el grupo en el poder azul en Guanajuato. A menos que los dueños del balón quieran “hacer historia” y que sea la exsenadora la que dirija los destinos del PAN.

HUMBERTO ANDRADE: CUANDO SE PUEDE Y NO SE QUIERE

Hace 6 años, Humberto Andrade Quesada ganaba de forma apabullante una desigual contienda por la dirigencia estatal del PAN sin opositor enfrente por más que Gerardo de los Cobos Silva había intentado registrarse para ejercer un derecho de pataleo que no encontró muchos adeptos.

Andrade Quesada resultó en ese momento, una salida conveniente para el entonces gobernador Miguel Márquez Márquez quien ya perfilaba su decisión a favor de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo como su delfín para sucederlo aunque el entonces senador Fernando Torres Graciano se resistía.

Y era una salida conveniente porque Andrade era identificado como un personaje cercano a Torres Graciano quien pedía piso parejo para una contienda que de antemano tenía perdida porque la voluntad del gobernador no estaba con sus aspiraciones.

Pero Miguel Márquez y Fernando Torres  Graciano se pusieron de acuerdo. Luis Alberto Villarreal quien era el líder una tribu que solo quería negociar posiciones, no opuso objeción y todo caminó sin ningún problema.

En aquel proceso electoral interno, participaron 9 mil 498 militantes -56 por ciento- de los 16 mil 873 registrados en el padrón del partido. Un dato destacado es que para registrarse, Andrade presentó  11 mil firmas, es decir, 1 mil 500 más que los votos obtenidos el día de la elección. La cargada para firmar funcionó de forma eficaz.

Un año después, Fernando Torres Graciano, entonces senador, participaba en un evento con todos los tintes de un destape en Celaya con varias decenas de simpatizantes. No se pronunciaba él pero sí, su padrino Juan Manuel Oliva que militaba abiertamente en el Bronx.

“Yo los invito a que crean en este movimiento, a que no duden y no debiliten esta aspiración que surge hoy en este gran número de hombres y mujeres que nos reunimos”, dijo Juan Manuel Oliva, según un audio grabado por uno de los asistentes.

Lo cierto es que Andrade no tenía la fuerza ni el deseo de influir a favor de Torres Graciano quien no pudo oponer resistencia en el dedazo a favor de Diego Sinhue. Luego, con el enredo de León provocado por los problemas para que Héctor López fuera candidato a la reelección panista, Humberto Andrade pudo convertirse en candidato emergente pero no cuajó en parte por su indecisión.

Luego pudo ser candidato a diputado y declinó a esa posibilidad porque no le aseguraban la coordinación aunque la versión oficial fue otra. Fernando Torres se iría al ostracismo mientras que la fortuna sonreía a Miguel Angel Salim que tomó la candidatura que no quiso Andrade y hoy se apresta a ser reelecto.

VILLARREAL VS TREJO: A TIEMPOS EXTRAS

Antes de lo esperado en el caso de San Miguel de Allende, el Tribunal Estatal Electoral de Guanajuato confirmó con sus resoluciones del pasado viernes lo que le adelantaba hace unos días en la Pólvora. No le dieron la razón a los partidos políticos que pedían anular elecciones de Ayuntamientos.

El viernes le dieron “palo” a Acción Nacional en sus reclamos de Allende y Salamanca aunque el blanquiazul y de manera particular, Luis Alberto Villarreal creen que en la Sala Monterrey y en la Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación puede lograr su cometido y anular el proceso.

Mauricio Trejo Pureco, alcalde electo de San Miguel de Allende celebró el fallo en sus cuentas de redes sociales aunque la resolución de la Sala Monterrey dada a conocer el miércoles anterior, revivió los ánimos del PAN.

Es natural que cada uno festeje los fallos a su favor como si fuera la sentencia final. Lo cierto es que ya instalados los expedientes en el ámbito federal el asunto ya adquiere un tinte más incierto porque el TEPJF suele dar algunas sorpresas y bajar de la nube al más pintado.

No se esperaba que el viernes el TEEG resolviera lo de Allende e incluso el magistrado presidente David Arzola pidió retirar del orden del día el tema para esperar la nueva resolución del INE sobre el reclamo de presunto rebase de tope de campaña.

Pero las magistradas Dolores López Loza y Yari Zapata votaron en contra la petición. De hecho, la primera de ellas no se guardó nada y le dijo al magistrado Arzola que no había lugar para sacar del orden del día ese expediente pues de cualquier manera, la resolución que emitiera el INE podía ser impugnable y el tema de los topes de campaña ya es de competencia federal.

En otras palabras, a este asunto todavía le queda cuerda en tribunales. Desde el punto de vista político, a la sintonía PRI-PAN y al propio gobernador Diego Sinhue le abonaría un trienio de trabajo coordinado con un alcalde priista del talante de Mauricio Trejo.

Si se confirma el resultado, ahí no se van a repetir las historias de pugnas que tuvo Miguel Márquez con la priista Bárbara Botello en León o el propio Diego Sinhue con Beatriz Hernández en Salamanca. Desde Palacio de Gobierno ya le abrieron todas las puertas a Trejo como si no existieran las impugnaciones.

Pero ese balón está en una cancha ajena a todos. Hay una pugna histórica entre Trejo y Villarreal que traspasa el terreno político. Trejo logró un triunfo que pocos esperaban el pasado 6 de junio y la derrota para Villarreal fue particularmente dolorosa y hasta humillante porque su acérrimo adversario le cortó las ilusiones que mantenía rumbo a 2024.

Trejo no quiere perder en los tribunales, esa victoria heroica. Villarreal no quiere irse por la puerta trasera porque después de esto, será más complicado un nuevo retorno.