Marcador

El defensor Ignacio González se ha despedido de los Esmeraldas del León

Oscar Jiménez

León.- Postrado en su grada, en la que fue impreso el dorsal 35 con el que tantas batallas libró, el jugador Ignacio González ha dicho adiós a los ‘Esmeraldas’ del León, franquicia a la que defendió por más de una década.

Aunque lo meditó durante los últimos dos años, el momento llegó. Nacho se ha despedido del futbol profesional luego de haber pasado ‘turbulencias’ por una serie de lesiones, pero también, tras haber conseguido todo lo que había querido con el equipo del Bajío. Además, lo hace en el marco predilecto: en semana de final.

La tarde-noche de ayer, y acompañado de sus hijos, González pisó la grama del Estadio León en una de sus últimas ocasiones. Subió hasta donde hace unos meses la directiva mandó ‘sellar’ su número 35 y habló largo y tendido. Nacho se mofó de sí mismo con un “Me gusta que me digan que soy todo corazón, cuando antes yo decía; ‘y nada de técnica’”, alabó los planteles y los compañeros que tuvo, y presumió que resulta gratificante decir adiós de esta manera: con final en puerta y títulos en la vitrina.

“Hay dos momentos que me marcan y difícilmente se me van a borrar. Uno de ellos es cuando tuve que salir escondido en el auto, casi encajuelado, por ese período amargo en la división de Ascenso. Fue difícil por la situación que se vivía, mientras que por otro lado es cuando meto el gol en el Azteca y obtengo mi primer título en el fútbol mexicano”, señaló González.

A la ‘Fiera’, González llegaría para el torneo del Bicentenario en 2010. La situación era totalmente adversa a lo que vive ahora el equipo; pujaban con fuerza en la Liga de Ascenso, pero en el último instante los sueños se desvanecían. Entonces, Nacho se volvió fundamental para la plantilla, tan es así, que durante los siguientes 11 años sufriría una reconversión para ser “un leonés más”.

“Eterno no es nadie, porque desafortunadamente tiene que llegar este momento que cierra el sueño que comencé hace mucho tiempo cuando era niño. Pero esto pasa, les llega a todos los atletas”, dijo, “Me da muchísimo gusto decirlo: algún día un contrario me dijo que fui jugador de ascenso, y me encanta que me digan que soy jugador de ascenso, porque así me hacen sentir más orgullo de estar en Primera División, luego de un bicampeonato y después de 11 años en uno de los clubes más importantes de México”. 

Lo pendiente: la mejora integral y el ‘tri’

Tras haber concluido su carrera como jugador con dos títulos en la Primera División, así como en el ascenso y diversas experiencias internacionales, Ignacio González recomendó que el futbol mexicano debe de apostar sí o sí al desarrollo psicológico de las plantillas, dado que se vuelve fundamental. 

“Ese tipo de cosas después están muy descuidadas en el futbol mexicano, porque estamos un paso atrás de eso y es muy importante, aunque se ha mejorado muchísimo. Creo que así, podría haber muchísimos más jugadores mexicanos en Europa”, señaló, a la par de mencionar que la Selección Mexicana, fue, quizá, el único pendiente que le faltó palomear tras los años; “Me hubiera fascinado estar en la selección, ir a un mundial o quizá haber estado en Europa, pero lo di todo y no tengo nada que reprocharme”, culminó González.

AC

Otras noticias