Una contienda muy ‘libianita’