Ahí se apuesta la vida (y la salud)