“El primer reto es caminar como un solo PAN, tener una sola estructura… basta de servidores públicos que no cumplan con sus obligaciones partidistas. Basta de militantes apáticos, alejados de la doctrina del partido. Vamos por un solo PAN. Vamos por una estructura que emane desde aquí, desde el comité estatal”.

Eduardo López Mares

Hay alcaldes a los que ya les anda por asumir el poder… y Mauricio Trejo Pureco en San Miguel de Allende.

El edil electo en esta ciudad se puso muy activo e intenso en sus redes sociales desde el jueves por la noche con publicaciones en su cuenta de Facebook sobre los problemas que causaban en la ciudad que gobernará a partir del 10 de octubre, las torrenciales lluvias que se dejaron sentir en la zona el 16 de septiembre

“De las 7:30 am a las 10:15 se registró un incremento de 15 cm en el vertedero del (Puente) El Obraje. Atención Protección Civil. A los ciudadanos pido calma pero insisto estar alerta a los anuncios de las autoridades. Yo estoy pendiente con mi equipo sin estorbar y sin usurpar funciones de nadie”, escribió en su cuenta de Facebook el viernes por la mañana.

¿Sin usurpar funciones? En la madrugada de ese día, el alcalde Gonzalo González había posteado fotografías y mensajes de reuniones con su equipo con reportes de los daños por lluvias.

Entre la una y las 3 de la mañana, el edil en funciones posteó también videos en vivo desde la carretera San Miguel de Allende-Querétaro para informar de las acciones de su administración para enfrentar la emergencia.

“Todo el comité de Protección Civil estamos en sesión permanente. Decirle a la gente que ya atendemos la situación para poner en funcionamiento albergues. No se espanten, vamos a seguir los protocolos que nos indican las autoridades”, escribió entre otras cosas Gonzalo González

Y es que Trejo Pureco había subido un video a su cuenta, horas antes, el jueves cerca de las 10 de la noche en el hizo un “llamado enérgico” a Protección Civil” y en concreto “al irresponsable general Edy, secretario de Seguridad” a quien le pidió ponerse a trabajar.

Ahí mismo informó que aunque no estaba en funciones, Roberto Pérez Solís quien será su director de Protección Civil, haría un recorrido por la ciudad para revisar los puntos de riesgo. Parecía que le comía el mandado el electo al que estaba en funciones.

Todo un caso lo que ocurre en San Miguel de Allende con las administraciones saliente y entrante que solo muestran un adelanto de lo que se avecina. Una guerra sin dar ni pedir cuartel entre el que llega, Mauricio Trejo y el que está de licencia y que parece ya no regresará (Luis Alberto Villarreal) pero es el destinatario de los mensajes y activismo del alcalde electo.

Esto, apenas es una batalla de la guerra en marcha.

Rosario Corona, compañera de fórmula de Eduardo López Mares como próxima dupla en la dirigencia panista tiene trabajo interno en el PAN. De eso no hay duda. Pero en política lo que parece es.

Es esposa de Vicente Esqueda, procurador Estatal de los Derechos Humanos quien era el brazo derecho del último panista que intentó rebelarse al oficialismo azul: Fernando Torres Graciano.

Tranquilamente podemos aceptar que los méritos partidistas le dan a Rosario Corona para ser la número 2 en el PAN. Pero todo abona

En el PAN ahora saben que los dedazos les generan eficacia y paz interna. Y más cuando se aplaca cualquier riesgo de rebeldía.

BLOQUE AMTI AMLO: ENRIQUE ALFARO, SOL Y OSCURIDAD

Qué diría hoy el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro si le preguntáramos qué tiene que ver el pacto que selló recientemente con el presidente Andrés Manuel López Obrador para que solo Jalisco fuese beneficiado por El Zapotillo con la visión regional que acordaban justo hace 2 años, varios mandatarios en la creación del Bloque Bajío-Centro Occidente que tenía visos de anti-4T.

Un día como hoy de 2019, en Aguascalientes, Diego Sinhue de Guanajuato, Manuel Carreras de San Luis Potosí, Francisco Domínguez de Querétaro y Enrique Alfaro de Jalisco atendidos por su anfitrión Martín Orozco de Aguascalientes trazaban su agenta con un par de objetivos a cortísimo plazo:

Que en el presupuesto 2020 tengan la misma asignación presupuestal en términos reales que la de 2019 y la otra, presentarle al presidente Andrés Manuel López Obrador una serie de proyectos regionales de infraestructura a ser incluidos en el paquete del 2021.

Para Guanajuato y Jalisco, el Zapotillo es un proyecto regional de primer orden y mire lo que pasó.

Alfaro armó con López Obrador una salida a El Zapotillo que incluye a Jalisco y excluye deliberadamente a León. Diego Sinhue Rodríguez, chamaqueado, se enteró del acuerdo por los medios.

El bloque Bajío-Centro-Occidente se armó porque los gobernadores vieron inoperante e insuficiente a la CONAGO.

Obvio, los mandatarios descartaron que abandonar el pacto de coordinación fiscal sea una alternativa viable ante el recorte de recursos federales en este 2019 y el que se perfila para el año próximo. Hablaron de la solicitud de una convención nacional hacendaria que modifique la fórmula de reparto de 80-15-5 (Federación, estado, municipios) a 70-20-10.

De esos 5 mandatarios, el de Querétaro pintó su raya pero lo hizo con claridad y sin engaños desde hace varios meses. No quiere pelearse con el presidente. No ocurrió lo mismo con Alfaro quien después de algunas bravuconadas frente a López Obrador, se replegó y guardó silencio frente a Rodríguez Vallejo.

Ambos presumieron cercanía en meses anteriores en varios eventos que hacían pensar en un pacto irrompible. Pero Alfaro pactó por su lado la salida al Zapotillo sucumbiendo a la acometida de la 4T que quiere hacer efectiva la máxima de “divide y vencerás”.

LÓPEZ MARES: UNA CARGADA MÁS

Con diversos matices y algunos tragos amargos para algunos que quisieron desafiar la nueva realidad del dedazo y la verticalidad panista, en la última década pero de manera más enfática en los últimos 6 años en el partido gobernante se ha abierto paso un estilo de elegir dirigentes y candidatos que se parece mucho más a las prácticas tan criticadas por la oposición al PRI en décadas pasadas.

Ayer, el panismo guanajuatense volvió a dar una muestra más de que en esta entidad sigue operando eficazmente el dedazo y las cargadas. Que la democracia interna es más que un lujo, un riesgo que para ellos, no vale la pena asumir cuando no hay espacio para la disidencia ni para las tribus que antes abundaban.

Ayer se registró Eduardo López Mares quien recibió el apoyo de liderazgos, representantes populares, funcionarios públicos de distintas procedencias hasta sumar más de un millar de asistentes a su evento de registro en el comité directivo estatal y no dejar duda de que será el sucesor de Román Cifuentes.

Atrás quedaron los tiempos en los que en el panismo guanajuatense se armaban 2 bloques cada 3 años para arreglar los relevos de dirigencias municipales y dirigencias estatales aunque en este último caso, la realidad es que el oficialismo siempre se impuso sin problema.

Román Cifuentes, Humberto Andrade, Gerardo Trujillo, Fernando Torres Graciano, Gerardo de los Cobos y Juan Manuel Oliva, dirigentes panistas en los tiempos de dominio blanquiazul en Guanajuato se han impuesto, algunos, con menos problemas que otros a sus adversarios internos casi sin despeinarse.

Juan Manuel Oliva venció a los de la vieja guardia; primero a Miguel Segura y luego a Jorge Dávila.

Del resto, Delos Cobos fue retado por Miguel Vasallo y lo venció en el primer ensayo de cargada oficialista; Fernando Torres fue primero solo y luego doblegó a Gabriel Hernández Jaime; Gerardo Trujillo fue desafiado en algún momento por Alejandra Reynoso y El Yunque en una extraña elección donde no ganó la candidata del gobernador; a Humberto Andrade le quiso hacer mosca Gerardo de los Cobos en plan rebelde y Román Cifuentes llegó sin oposición.

La realidad es que nunca en el PAN las batallas por la dirigencia estatal alcanzaron el nivel de apasionamiento y de riesgo de fractura como en la competencia por candidaturas a gobernador o por alcaldías como León antes de 2012.

Pero lo de ayer es, otra vez, un dechado de disciplina del panismo guanajuatense. La disciplina y el dedazo se operan sutilmente y hoy no representan mayor desafío para los dueños del balón.

En el PAN desaparecieron las tribus desde que en 2012 Angel Córdova, Javier Usabiaga, Luis Alberto Villarreal y Ricardo Sheffield fracasaron con el Pacto de Loma para retar al grupo en el poder.

Usabiaga y Villarreal pudieron tener cargos para ellos directamente o para los suyos. Solo Sheffield llevó al extremo su rebelión y renunció al partido.

López Mares saltará de la secretaria general del partido a la presidencia y tendrá como segunda de a bordo a Rosario Corona. Una gerencia de partido para echar a andar la sucesión 2024.