Ejidatarios exigen cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional

Foto: El Universal

Exhiben a funcionarios del gobierno de AMLO los daños ambientales que los ejidatarios aseguran en sus 7 mil 600 hectáreas que además fueron cedidas a la comunidad indígena de Tulpetlac

Agencias

Texcoco.- El Comisariado Ejidal de Santa María Tulpetlac, Ecatepec, reclama la propiedad de casi mil hectáreas ubicadas al norte del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Amparados en una Cédula Real de 1809, los ejidatarios aseguran ser propietarios de 7 mil 600 hectáreas que fueron cedidas a la comunidad indígena de Tulpetlac.

“Contamos con la documentación necesaria para demostrar los derechos de propiedad sobre más de 7 mil 600 hectáreas que datan de 1809, el último año del Virreinato, quien le otorgó a la comunidad indígena de Santa María Tulpetlac”, expone el comisariado, en un escrito dirigido a ‘Reforma’.

Incluso, en 2012, el comisariado de Bienes Ejidales de Tulpetlac logró que legisladores priistas apoyaran un punto de acuerdo donde se exhortaba a la Segob, la Conagua y la entonces Secretaría de la Reforma Agraria a resolver el problema de posesión de tierras.

Entre los firmantes del punto de acuerdo figuraban el ahora titular de la Segob, Alfonso Navarrete; el hidalguense Jesús Murillo Karam, quien luego se convirtió en procurador; y el actual senador, Jorge Carlos Ramírez Marín, entre otros.

Los terrenos reclamados por los comuneros de Tulpetlac son conocidos como ‘El Salado’ o ‘La Oreja’, y están ubicados entre el Fraccionamiento Las Américas, Ecatepec, y los terrenos del exlago de Texcoco.

A pesar del reclamo, la validez de la cédula real de 1809 ya fue rechazada en sentencia definitiva por el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Cuarto Circuito, que el 19 de enero de 2016 decretó el desechamiento de un amparo de los ejidatarios por falta de interés jurídico para defender dichas tierras.

Sin consulta

Los ejidatarios e integrantes del Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra exigieron al gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador que cancele, sin consulta, las obras.

Ayer realizaron un recorrido en la zona los futuros secretarios de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; Semarnat, Josefa González, y Sedatu, Román Meyer, con el Frente para verificar los presuntos daños ambientales provocados por la obra; ahí, los habitantes demandaron la cancelación del megaproyecto.

En San Nicolás Tlaminca, una mujer que dijo ser vecina de Chimalhuacán expresó: “No puede ser por consulta como se decida la vida de los que habitamos este lugar”. Recordó a Jiménez Espriú que en esa entidad todo está corrompido y las consultas las domina Antorcha Campesina, organización apoyada por el PRI, que sacará a su gente para votar por el aeropuerto.

Felipe Álvarez, de San Salvador Atenco, machete en mano, pidió cancelar la obra porque está en juego la salud de las personas afectadas por el daño ambiental.

Jiménez Espriú reiteró que la consulta nacional va, porque es una decisión que tomó el presidente electo, y por ello es importante que todos los ciudadanos estén bien informados. La consulta organizada por el equipo de AMLO para definir si continúa la construcción se realizará cuatro días, del jueves 25 al domingo 28 de octubre.

La supervisión inició temprano en la Universidad Autónoma de Chapingo hacia las minas de San Nicolás Tlaminca. En la punta del cerro, el maestro José Espino explicó que se han depositado más de 4 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos, que de acuerdo con estudios, contienen boro, cloro, sodio y carbonatos, y que van a dar a los mantos acuíferos.

En San Agustín Actipac, Te tihuacán, escucharon en tres ocasiones disparos, presuntamente de un grupo de ‘huachicoleros’ que suministran combustible a camiones pasados que llevan tezontle a la nueva terminal.

En Tezoyuca, en una minera, fueron literalmente corridos, pues de acuerdo con una persona que se identificó como la apoderada legal, “invadieron propiedad privada”.

Luego del incidente, la caravana se dirigió a San Salvador Atenco, subieron al cerro sagrado de Coatepec, donde existe una zona arqueológica. Ahí, Ignacio del Valle solicitó que escuchen la voz del pueblo de Atenco que demanda la cancelación del nuevo aeropuerto por las graves afectaciones ambientales y sociales.

(Con información de El Universal)

nd