Ejidatarios denuncian tala en zona protegida

0
COMPARTIR
Así luce hoy en día parte de la zona, donde ejidatarios denuncian la falta de conciencia para acabar con el ecosistema del lugar. El responsable de la tala afirmó tener los permisos para dicha actividad.

Reconocen que desde hace tiempo ‘pelean’ por los terrenos

Yordi Buclón

San Felipe.- Un grupo de ejidatarios del municipio de Ocampo denunciaron la tala de árboles que se está llevando a cabo para la comercialización de carbón en el Vergel de la Sierra. 

“El responsable de la tala mostró la documentación con la que respalda dicho permiso según expedido por la Semarnat hasta el año 2028”

Ejidatario

Los mismos ejidatarios afirman también que estos terrenos son disputados por varios legalmente.

Publicidad

Señalan que el pasado lunes los representantes de los ejidatarios acudieron a El Terrero, donde se han talado 200 hectáreas de árboles para la elaboración de carbón.

“El responsable de la tala mostró la documentación con la que respalda dicho permiso, según expedido por la Secretaría del medio ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) hasta el año 2028, ya que refieren que según la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) les informó que en este estado no existen hoy en día permisos para llevar a cabo este tipo de actividad que daña al medio ambiente y mucho menos en zonas protegidas como lo es el Vergel de la Sierra”, comentó uno de los ejidatarios.

Desean terrenos

Los ejidatarios mostraron su inconformidad  porque muchos de ellos tienen más de 15 años solicitando la posesión de los terrenos, sin embargo, no se les ha otorgado ninguna escritura a nadie por lo que dicen que es incongruente que el supuesto propietario ya tenga estos documentos para llevar a cabo una devastación ambiental en la zona, siendo esta sierra uno de los pulmones más importantes del estado de Guanajuato.

Te podría interesar:  Urge una solución integral: diputada

Comentaron que diariamente salen camiones llenos con el consumible para su venta, mientras que están acabando con la naturaleza y la fauna de la zona, a pesar de que se haga la reforestación que los mismos ejidatarios han hecho durante muchos años.