Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020+1 concluyeron la semana pasada con sensaciones muy positivas tras el desempeño de los deportistas mexicanos y de forma muy particular de los 4 guanajuatenses que fueron parte de esta delegación.

Se cumplió con una actuación histórica donde el oro de Jesús Hernández y sus dos bronces, así como el bronce de Ángel Camacho, Guanajuato aportó al país casi el 20 por ciento del total de las preseas, esto si tomamos en cuenta que México sumó 22 medallas en la máxima justa del deporte Paralímpico.

Pero más allá de los números o los metales sumados, que desde luego son importantes, lo más relevante es tomar en cuenta las historias de vida de estos héroes y heroínas sin capa que con sus ejemplos de esfuerzo, dedicación y perseverancia nos demuestran que por más adversidades que se presentan en la vida, sencillamente no existen imposibles.

Ellos lo dicen, lo saben, son conscientes de que sus ejemplos arrastran y motivan a las nuevas generaciones, lo que desde mi óptica es el mayor valor de estos jóvenes pues entienden a cabalidad la responsabilidad social que tienen al ubicarse como deportistas destacados en nuestro país.

El futuro de Guanajuato en el deporte Paralímpico es muy grande, con solo 16 años, Ángel fue el deportista más joven de la delegación nacional y ya es medallistas, detrás de ellos vienes más niños y niñas que sin duda seguirán su ejemplo de Grandeza en el deporte.

Nosotros, por nuestra parte como autoridad, solo nos resta acompañar a los y las deportistas en la consecución de sus sueños, porque esos logros reflejan en gran forma el desarrollo de nuestra sociedad.

Agradezco cualquier comentario en mis redes sociales Twitter, Facebook e Instagram donde me localizan como @marcohgr