Agencias

Washington.- Estados Unidos debería prepararse para un fuerte aumento en la curva de contagios por Covid-19 después de la festividad del Día de Acción de Gracias, que suscitó el traslado de millones de personas en todo el país.

Siendo el país más afectado del planeta por la pandemia, Estados Unidos registra 266 mil 074 muertes y el gobierno del presidente Donald Trump ha emitido mensajes contradictorios sobre el uso de mascarillas, el riesgo de los viajes y sobre si el brote está bajo control o no.

El jueves, las familias celebraron el Día de Acción de Gracias, ocasionando que la víspera se movilizaran en avión al menos 1.1 millones de personas, un récord desde que comenzó la pandemia en el país en marzo, según datos de la agencia TSA, responsable de los controles de seguridad en los aeropuertos. “En dos o tres semanas, podríamos ver un nuevo brote además del brote actual” de nuevas infecciones por coronavirus, advirtió en el canal ABC el inmunólogo Anthony Fauci, director del gubernamental Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

El subsecretario de Salud, Brett Giroir, coincidió con la advertencia, en un momento en que se acercan las vacaciones de Navidad con más viajes y reuniones familiares.

Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo contra el coronavirus de la Casa Blanca, se dijo “profundamente preocupada” de que su país esté “entrando en esta oleada post Acción de Gracias”, en el programa “Face the Nation” de la CBS.

Y el cirujano general de Estados Unidos, Jerome Adams, fue igual de tajante: “Quiero ser sincero con el pueblo estadounidense. (La situación) va a empeorar en las próximas semanas”, dijo al programa ‘Fox News Sunday’.

Ansiosa espera

Del otro lado del Atlántico, miles de trabajadores de la salud marcharon en Madrid en apoyo al sistema de salud pública de España, uno de los países europeos más afectados.

En Sri Lanka, guardias abrieron fuego para sofocar un motín en una prisión, donde cuatro reclusos murieron mientras protestaban por una oleada de infecciones.

En Francia, el tribunal administrativo más alto ordenó al gobierno que flexibilizara las reglas que no permitían más de 30 personas en los lugares de culto tras las airadas objeciones de los líderes religiosos.

Y Nueva York dio un nuevo pequeño paso hacia la normalidad luego que el alcalde Bill de Blasio anunció que las escuelas primarias reabrirán sus puertas para cursos presenciales el 7 de diciembre.

La prensa informó ayer que los primeros envíos de la vacuna de Pfizer, uno de los primeros laboratorios en asegurar una alta efectividad, junto con el Moderna, habían llegado a EE. UU. desde Bélgica.

Pero al igual que Fauci y los otros científicos, expresó serias preocupaciones sobre los meses inmediatamente venideros.

“Alrededor del 20% de las las personas hospitalizadas actualmente tienen covid, por lo que este es un momento peligroso”, dijo.

También lee:

LC