A agotarse el dinero de los fideicomisos

Más tarda en caer un hablador que un cojo… bueno al menos eso dice la sabiduría popular. Usted recordará que desde hace semanas los legisladores Federales de Morena se han pasado jurando y perjurando que los recursos de los fideicomisos, que serán centralizados hacia la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en cuanto el Senado avale las reformas hechas por la mayoría en la Cámara de Diputados para extinguir esa figura, se entregarán ‘directamente’ a quienes han sido sus beneficiarios en programas de infraestructura, apoyos, investigaciones, becas artísticas y muchas cosas más. Es decir, no irán a la caja, no muy chica, del presidente para su uso discrecional, sin embargo, este martes fueron echados de cabeza.

En su mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer lo siguiente: parte del dinero que se reintegrará por la desaparición de 109 fondos y fideicomisos servirá para pagar los millones de dosis de vacuna contra Covid-19, mientras los anticipos a diferentes laboratorios se harán en el transcurso de lo que queda del año, de ‘ahorros’ de lo que se dispuso en el presupuesto 2020, pero los recursos de los fideicomisos se gastarán en gran parte en esto en 2021.

Para los esperanzados en aún sacar el dinero de los fideicomisos para sus actividades, llámese investigadores, artistas, deportistas, municipios y muchos más, el tabasqueño remató: “Ya para el año próximo se incluye lo que se va a ahorrar por fideicomisos, no todo lo que se manejaba en los fideicomisos se va a utilizar en este propósito, pero sí una cantidad considerable”. Considerable, pues eso.

La pregunta que hacerse es qué pasó con los supuestos ahorros que se hicieron y que garantizaban la compra de las vacunas contra la Covid-19. El 23 de julio pasado, ‘el bombero de la 4T’, Marcelo Ebrard Casaubón, secretario de Relaciones Exteriores, dio a conocer que el gobierno de López Obrador tenía el dinero suficiente para comprar las vacunas contra el coronavirus cuando saliera a la venta y que incluso el dinero ya estaba reservado para eso, porque fueron ‘previsorios’, afirmando que “se hizo la previsión presupuestal en el Instituto de Salud para el Bienestar y en otras instituciones”, especificó. Luego, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) respaldaría la versión, al afirmarse que se habían hecho ahorros para ello en el actual presupuesto.

En total, nos informa Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la SCHP, se gastarán en 130 millones de dosis de vacunas un aproximado de 4 mil 500 millones de dólares, casi 35 mil millones de pesos. Y hasta fecha de entrega tienen, en diciembre. Pfizer y CanSino Biologics suministrarían las primeras, lo cual resulta increíble que se afirme, cuando ninguna vacuna ha logrado pasar las pruebas y se validada por las autoridades sanitarias de Estados Unidos y otras naciones donde se desarrollan las investigaciones.

Sin duda nadie se pelea con la idea de que hay que gastarse lo necesario en las vacunas. Somos una de las economías más fuertes del planeta como para no poder contar con esos recursos y el Estado debe garantizar el cuidado de la salud de los mexicanos. Pero de eso, a que haya un absoluto desorden financiero en el gobierno mexicano porque se está actuando a capricho del residente de Palacio Nacional para cumplir su agenda personal y en ello gastándose todos los recursos, hay una enorme distancia.

Si se gasta de manera ‘considerable’ en 2021 el dinero de los fideicomisos en las vacunas, quiere decir entonces que no se entregará a los sectores que usaban los recursos para la investigación científica, los proyectos de desarrollo en las ciudades, el cuidado de las ciudades patrimonio, la cultura, el arte, el fomento económico y muchas cosas más. No era limpiar la supuesta corrupción, era darle al presidente los ‘excedentes’ para que pueda usarlos como quiera, porque los otros ‘guardaditos’ ya se los acabó.

Se nos miente un día si y el otro también, el dinero en el gobierno se evapora y las familias, de la mayor parte de quienes viven en pobreza, sobreviven, no mejoran, que fue la promesa de este sexenio.

Los dos últimos grandes fondos que quedan y a los que también les ha echado el ojo AMLO y su mayoría en el Congreso de la Unión: las pensiones de los trabajadores y las reservas del Banco de México. Para allá van.

Aviso de Ocasión

Juan José Álvarez Brunel, Secretario de Turismo del estado de Guanajuato, entregó ‘Distintivos Guanajuato Sano’ a operadores turísticos, cocineras tradicionales, empresas de alimentos y bebidas, guías de turistas de naturaleza, parques ecoturísticos, centros de atención al visitante, que ofrecen sus servicios al turista en las áreas naturales protegidas de la entidad.

Se han entregado ya mil 890 distintivos, certificaciones para prestadores de servicios que se han capacitado y aplicado medidas de seguridad sanitaria en sus negocios para proteger a sus clientes de posibles contagios de Covid-19.

La medida busca ser un garante de sanidad para los visitantes que llegan al estado para realizar diferentes tipos de turismo.

En Guanajuato capital, por cierto, ya se entregaron distintivos a 320 establecimientos del sector turístico. Los prestadores de servicios siguen remando contracorriente para volver a ser uno de los mejores destinos turísticos de orden cultural de México.