Conecta con nosotros

Héctor Andrade Chacón

Economía y sociedad

Guanajuato se mantiene entre los cinco grandes

Periodico Correo

Publicado

En

Guanajuato se mantiene entre los cinco grandes

Por Héctor Andrade Chacón

Luces y sombras se han presentado esta semana para la industria y la economía guanajuatense que, a pesar de las dolencias de los últimos meses, se mantiene entre los cinco motores productivos más grandes del país.

Al cierre de esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer los datos de la producción manufacturera en México en 2019, que al igual que otros indicadores a lo largo de los últimos meses, vienen a ratificar la contracción que sufrió la economía mexicana. Guanajuato no pudo sustraerse de esta caída y sólo siete entidades apenas pudieron crecer el valor de su producción manufacturera el año pasado.

Las cifras nacionales señalan que la producción manufacturera se colocó en los 8.01 billones de pesos, una caída de 2.7 por ciento en términos reales al 2018, la primera variación negativa desde 2013. Guanajuato no llegó, afortunadamente, a tal contracción, pues su caída fue de 1.8 por ciento, colocando el valor de su producción en 771 mil 731 millones de pesos.

A pesar de la mala noticia, se destaca en el análisis que sus principales industrias, la automotriz y la de alimentos si crecieron, aportando 26 por ciento del valor general, aunque el resto de los subsectores productores de manufacturas se vieron afectados por las condiciones generales de la economía.

Eso sí, Guanajuato sigue siendo el cuarto productos de manufacturas más poderoso del país, condición que ha mantenido en al menos los últimos cuatro años. Los primeros tres lugares correspondieron a Nuevo León, Coahuila y Estado de México, mientras que Jalisco queda debajo de nuestro estado.

Y en el asunto de las mediciones, dado que el presidente de la República tiene la tendencia a presumir que tiene otros datos, al interior del equipo económico federal hay un esfuerzo por hacer la seriedad: se anuncia que pronto estará creado el Comité de Fechado de los Ciclos Económicos de México, con un grupo de expertos en la materia, donde sobresalen Jonathan Heath y Luis Foncerrada.

Sector automotriz mexicano en la lucha

Una buena noticia para la industria automotriz nacional, donde Guanajuato juega un papel destacado, es que este año por fin ha desplazado México a Canadá como el segundo exportador de autos a los Estados Unidos, al vender a nuestro socio allende el Río Bravo por 38 mil 58 millones de dólares en 2019, un aumento de 8.1 por ciento frente al 2018, mientras que los envíos canadienses fueron de 37 mil 819 millones

Pero no solamente eso, la tendencia productiva mexicana indica que es muy probable que antes de tres años y sobre todo por las condiciones y ventajas que podrían darse con el T-MEC, se desplace a Japón como principal proveedor de automóviles a la Unión Americana. Los nipones enviaron automotores por un valor de 39 mil 931 millones de dólares. Los estadounidenses compraron menos carros de origen japonés, lo que también sucedió con los canadienses que cayeron en 1 por ciento sus ventas, pues optaron por más carros mexicanos. Las ventas japonesas cayeron 3.2 por ciento.

La expansión mexicana en el mercado automotor estadounidense ha sido constante desde 2014, por ello hoy resulta notable que también el municipio de Guanajuato, capital del estado, por fin se incorpore de lleno al clúster automotriz.

La empresa American BOA, de capital alemán, invirtió 20 millones de dólares en el VYNMSA Guanajuato Industrial Park para producir autopartes, dando empleo de forma directa a 120 guanajuatenses.

Los fabricantes de automóviles establecidos en México incluyen Audi, Baic Group, FCA Group, Ford, Kia, Nissan, General Motors, Honda, Mazda, Toyota y Volkswagen, os últimos 5 instalados en Guanajuato, los cuatro primeros con armadoras y el último con su fábrica de motores. Hay que aprovechar la expansión.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Héctor Andrade Chacón

¿Petróleo para qué? Misteriosas remesas

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

¿Petróleo para qué? Misteriosas remesas

Dos noticias provocan amplias reflexiones en México sobre nuestra economía y su futuro. En la primera, causa sorpresa que a pesar de todos los elementos que existen para suponer que no es un buen momento para tener una industria petrolera chatarrera o malgastar el poco dinero que queda, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere convertirse en el nuevo Lázaro Cárdenas y reformar la Constitución para regresar al estatus anterior a 2013.

La segunda información causa estupefacción, siguen llegando remesas a México como si la economía de Estados Unidos estuviera en jauja. El país recibió 19 mil  074 millones de dólares en remesas entre enero y junio de 2020, lo que representó un aumento de 10.55 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, pese a las afectaciones por la pandemia de la COVID-19. El total de remesas de este semestre fue superior a los 17 mil 254 millones de dólares de un año atrás, conforme al informe mensual del Banco de México (Banxico).

Respecto al primer tema, es preciso señalar que actualmente Petróleos Mexicanos pierde miles de millones de pesos, tan sólo en el segundo trimestre del año la paraestatal reportó pérdidas por 44 mil millones de pesos, que se suman a las pérdidas por 562 mil millones en el primer trimestre, conforme a datos dados a inversionistas.

Sin embargo, una revisión a dicho informe, señala que estas pérdidas de 44 mil millones no contabilizaron los pasivos laborales (jubilaciones, pensiones de viudez, invalidez y otros). Al sumarse, señalan una pérdida de 238 mil 600 millones de pesos. El pasivo laboral alcanzó en junio de 2020 la friolera de 1 billón 490 mil millones de pesos, algo así como 64 mil millones de dólares.

Por otra parte, Petróleos Mexicanos mantiene deudas financieras que, en su conjunto valen 103 mil millones de dólares.

El problema no es que el petróleo sea un bien que no valga, sino el destino que el presidente cree que es redituable: exportación de crudo y refinación de gasolinas. Las actuales condiciones del mercado internacional no precisan que, en las condiciones actuales de la paraestatal, sea posible rescatarla y luego hacerla boyante en beneficio del país, máxime si en menos de 15 años ya estarán de salida los motores de combustión interna, sustituidos por los autos eléctricos, conforme a las legislaciones de la mayoría de los países desarrollados.

En esta tesitura, la soberanía energética pasa por otros factores, no por el monopolio del petróleo. En todo caso, la refinación a productos más elaborados son los de mayor rentabilidad, como la industria plástica y otros derivados químicos. La aventura a la que nos quiere llevar López Obrador no tiene las condiciones históricas que aprovechó Lázaro Cárdenas en 1938.

En cuanto a las remesas, resulta increíble que el presidente de solace en los esfuerzos de los migrantes para enviar dinero a sus familias, pues son ellos los que alivian su economía y no la administración de la economía nacional, la cual si es su responsabilidad.

El fenómeno resulta, inclusive de interés para investigar la razón de tanto dinero enviado a México, porque se hace en un momento de alto desempleo en la Unión Americana. Hay quien piensa mal y ve la salida de capital del crimen organizado de los Estados Unidos a nuestro país.

La historia de millones de migrantes esforzados enviando todo el dinero posible no es tan creíble si no hay lugares donde los empleen. Eso sí, el envío y recepción de remesas no es tan fiscalizado como las transacciones electrónicas dentro del territorio nacional, lo que hace más sencillo el tráfico de capitales.

Más allá de estas especulaciones que buscan dar una explicación más al fenómeno que ha roto todos los análisis económicos, es preciso señalar que Guanajuato sigue siendo el tercer estado con más ingresos por remesas, acumulando mil 720 millones de dólares, poco menos del 10 por ciento nacional.

Los primeros lugares en aceptación de remesas son Jalisco y Michoacán. Lo interesante de este último informe es que Jalisco ya es el estado con mayor recepción del dinero que se envía de Estados Unidos a México, en su mayoría por transferencia electrónica. En el semestre acumuló 2 mil 10 millones de dólares, por mil 950 millones del estado de Michoacán, estado que por años fue el líder en recepción de divisas.

Estos tres estados: Jalisco, Michoacán y Guanajuato, son el gran triángulo de oro de las remesas.

En el orden internacional, México, de acuerdo con datos del Banco Mundial, ocupa el tercer lugar como receptor de remesas. En el 2019 recibió 38,5 mil millones de dólares por este concepto, el segundo y primer lugar son China e India respectivamente. En el primer semestre de 2020, bajo las condiciones severas que impone la pandemia, el país ya recibió la mitad de lo tomado el año pasado. Increíble.

Sólo como datos adicionales a la cuestión de las remesas, la pandemia y el desempleo entre migrantes en la Unión Americana, el desempleo en esa nación afectó a todo grupo poblacional, pero los migrantes no sólo resintieron una mayor tasa de desocupación, sino que se intensificó en las mujeres, según informó en julio el Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés).

Además, precisa que los migrantes de origen latino ocupados en servicios, transporte, construcción y campo, son los más afectados por la pandemia. En total, un millón 455 mil 367 empleos se perdieron de enero a mayo entre esa población, 720 mil 535 entre hombres y 734 mil 832 entre mujeres. Aunque la tasa de desempleo entre varones bajó a 13.9 por ciento, 21.1 por ciento de mujeres están desempleadas.

En este escenario el único dato disruptivo es el dado por el Colegio de la Frontera Norte: “Cinco de poblaciones vulnerables al Covid-19”, donde cita que los Estados Unidos emitieron más visas de trabajo en la pandemia para trabajadores mexicanos destinados al agro. La necesidad de mantener su producción alimentaria. Entre octubre de 2019 y febrero de 2020 los mexicanos obtuvieron 56 mil visas para trabajar en el campo estadunidense, lo que representa 13 por ciento más respecto del mismo periodo del año fiscal anterior. En marzo, se dieron 24 mil visas más.

A este factor debe sumarse otros datos, entre 2019 y 2018 bajó en 2.24 por ciento el número de migrantes mexicanos trabajando en Estados Unidos, conforme a datos del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, pues había 7.3 millones de trabajadores registrados el año pasado frente a 7.5 millones del 2018.

En los Estados Unidos, entre mayo y junio de este año, más de 30 millones de trabajadores pidieron subsidio de desempleo.

El gran misterio de las remesas.

Continuar Leyendo

Héctor Andrade Chacón

Guanajuato creció en el 1T de 2020, pero llegó la pandemia

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Guanajuato creció en el 1T de 2020, pero llegó la pandemia

La crisis económica que ha sufrido México desde los meses previos a la aparición de la pandemia ha afectado de forma diversa a las entidades federativas. La COVID-19 vino a acentuar la caída económica nacional y colocó condiciones insalvables para miles de empresas que han visto cerrar sus puertas.

El Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal que ha ofrecido el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEG), presentando el primer trimestre de 2020 frente al mismo período de 2019, nos puntualiza que la economía de 25 de los estados contrajo su Producto Interno Bruto (PIB). Aunque, hay una buena noticia: Guanajuato creció 0.1 por ciento, fue una de las 7 economías que creció.

Entre las economías estatales cuya caída fue amplia, en primer lugar se posicionó Coahuila con un descenso de -6.8 por ciento; luego aparece California Sur con -6.3 por ciento; Hidalgo, -6.2 por ciento; Quintana Roo, -5.9 por ciento; Puebla, -5.8 por ciento y Guerrero con -4.3 por ciento. Dos de las economías más poderosas del país, Nuevo León y Ciudad de México, también cayeron en ese período, la primera con -1.2 y la capitalina en -1 por ciento.

Entre las economías que lograron sostener un mínimo de crecimiento sobresale Tabasco, con 7.7 por ciento; le siguen Colima con 2.7 por ciento; Sonora, 1.6 por ciento; Veracruz, 1.4 por ciento; Campeche y Chiapas con un aumento de 0.2 por ciento; y Guanajuato con apenas 0.1 por ciento, que respecto al trimestre previo, es decir, el último de 2019, había crecido 0.8 por ciento.

Guanajuato había logrado mantener su empuje al inicio de 2020 a pesar de la recesión que ya se había presentado, antes de la pandemia. En el primer trimestre de 2019 frente a su similar de 2018 el PIB guanajuatense había descendido 1 por ciento y 0.8 por ciento frente al trimestre anterior. Los resultados del segundo trimestre de 2020 seguramente ya impactarán las consecuencias desastrosas de la enfermedad en todo el mundo, a lo que nuestro estado no fue inmune.

La sorpresa la da Tabasco, la tierra del presidente, con su crecimiento de 7.7, cuando un año antes se había contraído en -10.9 respecto al mismo período de 2018. Llegó a acumular 17 trimestres seguidos de contracción hasta finales de 2019.

Entonces, ¿cómo le hicieron los tabasqueños para tener un crecimiento a inicio del año, similar a algunos países de Asia? El secreto está en la inversión pública que se ha hecho en el estado natal de Andrés Manuel López Obrador, la construcción de la refinería de Dos Bocas ha sido el elemento clave de crecimiento, ojo, en este primer trimestre del año; ha sido una fuerte inversión que no se ha detenido, a costa de la economía nacional. Privilegios que da tener un presidente que se preocupa por su gente.

Aviso de Ocasión

La industria del calzado es una de las que está sufriendo para encarrilarse en este escenario adverso de la pandemia. Es posible que el cierre del año tampoco les sea propicio, de acuerdo al comportamiento que se observa en torno al crecimiento de la enfermedad en contagios, enfermos y muertes.

Agosto será un mes esencial para estos efectos, pues ya se habla en los círculos gubernamentales que de darse el estallido de contagios y muertes que han previsto diferentes instancias para Guanajuato, como la Universidad de Washington, dado que la población no asimila que debe mantener las medidas de prevención, podrían provocar un nuevo confinamiento, aunque bajo medidas más estrictas. Sin contar el impacto en las propias empresas, donde los contagios se masifican e impactan en la producción, de por sí baja.

En este escenario llega Alfredo Padilla Villalpando, nuevo presidente del Consejo de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato, en sustitución de Luis Gerardo González García. Lo que haga en pro de sus compañeros de sector marcará en buena medida el futuro del sector. La unión de esta rama productiva es esencial para sostenerse.

Continuar Leyendo

Héctor Andrade Chacón

El legado de la 4T: una década perdida

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

El legado de la 4T: una década perdida

Este jueves la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reajustó su pronóstico en torno al Producto Interno Bruto (PIB) del país para 2020. Estima que habrá una caída de -7.4 por ciento. Siempre ha sido conservador en sus referencias, porque parte también de un cálculo político en torno a los intereses que define el presidente de la República, lo cual es una obviedad, aunque al final, a toro pasado, normalmente ajusta el resultado a la realidad. Aunque técnica su función, es política la tarea de la SCHP.

La mayoría de los análisis de agencias financieras, bancos privados y hasta del Banco de México, infieren que la caída será muy probablemente del -10 por ciento. Una contracción histórica. El ajuste de los muchachos de Arturo Herrera, titular de Hacienda, elimina el anterior escenario ofrecido en nombre del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en un rango entre -3.9 por ciento de contracción y un idílico crecimiento de 0.1 por ciento. La realidad golpea con fuerza el voluntarismo presidencial, para dolor de todos los mexicanos, quienes realmente sufren en sus bolsillos los desatinos de su gobierno.

En contraste, Eduardo Osuna Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México, dijo que el resultado de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre del año, de -18.9 por ciento, “es consistente con lo que esperamos se contraiga la economía al cierre del año, -10 por ciento”.

Es indudable que el escenario negativo tiene como base la pandemia de COVID-19 que no es responsabilidad del gobierno de AMLO, como tampoco la tiene del desempeño de la economía de los Estados Unidos de donde dependemos en gran medida, refiriéndose por cierto que la actividad económica estadounidense se contrajo a una tasa anualizada de 32.9 por ciento  en el segundo trimestre del presente año, especialmente en abril, su mayor contracción desde la Gran Depresión.

Sin embargo, si es responsabilidad de Andrés Manuel López Obrador la profundidad del pozo donde caemos. Vivimos la más profunda recesión de México en tiempos de paz, pues se acumulan cinco trimestres con PIB negativo. Es decir, el derrumbe económico se estaba presentando antes de la crisis del coronavirus. Y ya con la COVID-19 encima, AMLO determinó no aplicar un plan que rompiera ese ciclo. Abandonó al sector productivo a su suerte  y  optó por robustecer su gasto programático en materia social, dando estímulos a algunos sectores de la población, sin impacto contundente en el gasto familiar y que se diluye ante el gran crecimiento del desempleo, por lo que la pobreza aumentará a 70 millones de personas, es decir, 9 millones de pobres más en estos meses.

Muy optimista, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, afirmó que “la recuperación será paulatina y es probable que tome dos años recuperar los niveles previos a la pandemia”. Para el resto de los analistas la recuperación, en el mejor de los casos, será hasta 2025, cuando se alcance lo hoy perdido.

Ahora agárrese, una encuesta de analistas de diversos bancos, refiere que la recuperación podría ser hasta dentro de 11 años, tomando en cuenta factores locales y externos. La pérdida de una década, por obstinarse a tomar decisiones desde prejuicios palaciegos.

Sergio Negrete Cárdenas, profesor del Instituto Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y ex miembro del Fondo Monetario Internacional (FMI), señaló que el resultado del PIB al segundo trimestre es un “desplome histórico. Qué bueno que el Gobierno no aplicó una política fiscal contracíclica para aminorar el golpe, que se sienta el golpe sin políticas neoliberales”. Ni cómo ayudar al tabasqueño.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario