Interjet busca paracaídas y el AIG cambia piloto

Vaya situación se está presentando con Interjet, perteneciente a la compañía ABC Aerolíneas propiedad de Miguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani, la cual tiene varios frentes abiertos y que han salido a flote a partir de que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) le embargó sus cuentas bancarias y otros activos por una deuda fiscal por 2 mil 947 millones de pesos.

A sus enormes adeudos a trabajadores y proveedores, extremados por efectos de la pandemia de Covid-19 que ya ha llevado al colapso a otras empresas aéreas, la intervención del SAT ha venido a ser un golpe casi mortal, pero que también se está llevando por delante a 5 mil trabajadores de forma directa y 15 mil más de manera indirecta, lo cual ya se tradujo en un problema de orden social y político para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La medida del SAT, obligada el incumplimiento del pago del impuesto sobre la renta retenido a sus trabajadores ni el impuesto al valor agregado y multas en 2017, 2018 y 2019, sin duda fue una medida draconiana ante una empresa que en mejores tiempos buscó sacar beneficio de su evasión. Sólo que las medidas de apremio deben ahora verse bajo otra lente, en un momento de amplio desorden económico global y la profunda crisis laboral dejada por la pandemia.

El SAT tomó control de 40 cuentas bancarias de ABC Aerolíneas en instituciones financieras como BBVA Bancomer, Actinver Casa de Bolsa, Banorte, BanBajio, Banco Monex, HSBC, J.P. Morgan IBM, CIBanco, Santander Bank Of America, CitiBanamex, Bac Credomatic, Citi Private Bank, Inbursa, JP Morgan y US Bank.

Este fin de semana la empresa ya no voló, simple y llanamente porque no pudo pagar el combustible para sus aeronaves. Al quedarse en tierra hizo público su adeudo por mil 196 millones 782 mil 744 pesos a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) por turbosina; ahora, por su insolvencia para liquidar la deuda, está obligado a pagar por adelantado el combustible que necesite para sus naves en sus vuelos diarios. Hasta este martes pudo comprar combustible para reanudar vuelos.

Interjet es usuario del Aeropuerto Internacional de Guanajuato (AIG), con vuelos diarios a la Ciudad de México desde 2014. Apenas a finales de diciembre del año pasado había llegado a un acuerdo con Emirates para enlazar sus vuelos provenientes de Europa a Guanajuato

El problema que ya escaló al orden laboral y toma visos sociales por las manifestaciones de los trabajadores, ya está en manos de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el titular de Hacienda, Arturo Herrera, tratando de encontrar una salida al problema y proteger el interés de los trabajadores, que han pedido su intervención a través de la CTM. El compromiso de pago a sus sueldos es primer fruto de esto.

El guanajuatense Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Profeco, también deberá moderar su postura sobre la empresa, al menos mediática, para no agravar más la situación. Si bien ha lanzado mensajes a los usuarios para que ponderen la situación de Interjet y los riesgos de comprar sus vuelos, el cierre trae más daños que beneficios en este momento. Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador la idea es ya no echar más gasolina a la hoguera, recuerdan el caso Mexicana.

Cambio de piloto en el AIG

Entre el ruido generado por Interjet y en medio de la mayor crisis para la industria aérea desde la Segunda Guerra Mundial, el Grupo Aeroportuario del Pacífico relevó administrador en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato.

Cryshtian José Amador Lizardi tomó el vuelo rumbo al aeropuerto de Puerto Vallarta, asumiendo el cargo Eduardo Contreras Mora en Guanajuato, quien se ha desempeñado como administrador de los Aeropuertos Internacionales de Manzanillo y Mexicali.

Aviso de Ocasión

Las remesas siguen en aumento en el orden nacional. En el mes de septiembre, informa el Banco de México, se recibieron 3 mil 558 millones de dólares, un ligero decremento a los 3 mil 574 millones recibidos en agosto pasado.

Para el caso de Guanajuato, la medición presentada es de orden trimestral, recibiendo entre julio y septiembre 847 millones 747 mil dólares de nuestros paisanos, una cantidad notablemente inferior a lo ingresado entre abril y junio que fue de 917 millones 242 mil dólares, una disminución de 69 millones 495 mil dólares, pero si superior al primer trimestre de 2020, de 822 millones 388 mil dólares.

En total, durante los primeros nueve meses del año, los migrantes guanajuatenses han enviado a nuestro estado 2 mil 587 millones 377 mil dólares o 55 mil 33 millones 508 pesos, que han aminorado el impacto de la crisis económica en miles de familias.

Algo a notar es que el comportamiento del envío de nuestros paisanos es diferente al total observado en el país. Mientras en el tercer trimestre bajó la inyección económica en Guanajuato, en el orden nacional la tendencia ha sido al alza: de enero a marzo México recibió 9 mil 397 millones 707 mil dólares; en el segundo trimestre la cifra se elevó a los 9 mil 891 millones 949 mil dólares y en el tercer trimestre hubo un esfuerzo adicional que colocó las remesas en 10 mil 674 millones 565 dólares.

Probable signo de que a nuestros paisanos les ha comenzado a afectar la crisis económica en los Estados Unidos o han dosificado sus esfuerzos, reservándose para el cierre del año ante lo que venga. ¿Usted qué cree?