Internacional

Dudan sobre el futuro de la vacuna Johnson & Johnson

Agencias

Ginebra.- Un comité asesor de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE. UU. (CDC, en inglés) culminó ayer una reunión para estudiar el futuro de la vacuna contra la Covid-19 de Johnson & Johnson (J&J), sin atreverse a lanzar una recomendación ante la falta de datos.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, en inglés) de los CDC, compuesto por 15 expertos independientes, se enfrascó por cuatro horas en una discusión sobre la seguridad de la J&J, desarrollada por su división con sede en Bélgica, Janssen, sin llegar a una conclusión.

El martes los CDC y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), encargada de aprobar las vacunas, recomendaron una pausa en la administración de este suero, después de que se detectaran seis casos de un tipo raro de trombosis cerebral en mujeres de menos de 48 años que habían sido inmunizadas con ese preparado.

Una de las pacientes falleció y otra se encuentra grave.

Pese a tratarse de una recomendación, el anuncio provocó una pausa en la aplicación de la vacuna a través de los canales federales en EE. UU., mientras que los gobernadores de varios estados del país han decidido suspenderla.

Ayer el comité se reunió para decidir si actualizar o no dicha recomendación, aunque finalmente optó por no hacerlo y esperar a tener más datos para emitir una opinión en una semana o 10 días.

La decisión de este grupo de ayudará al gobierno de EE. UU. a determinar los siguientes pasos respecto a la vacuna de J&J.

Durante la sesión, los científicos debatieron la posibilidad de pedir que la suspensión de la vacunación con J&J continúe o aplicarla únicamente a una determinada franja de edad, sin llegar a un acuerdo.

En estas discusiones salieron también a la luz las diferencias socioeconómicas dentro del país, ya que ese suero es el que se administra en las zonas más desfavorecidas y rurales, ya que es más fácil de almacenar que los de las otras vacunas autorizadas por EE. UU., las de Pfizer y Moderna.

Los casos de efectos adversos detectados en EE. UU. son similares a los registrados en varios países de Europa en vacunados con AstraZeneca, aunque la médico de los CDC, Beth Bell, indicó durante la reunión que el vínculo entre las trombosis en inmunizados con esos dos sueros no está claro.

Hasta ahora se han administrado 7,2 millones de dosis de la vacuna de J&J a los estadounidenses, frente las 99.5 millones de dosis de Pfizer y las 85.4 millones de Moderna.

De los 75 millones personas en EE.UU. que están completamente inmunizadas, el 9,5 % lo han sido con el suero de J&J.

EZM

Otras noticias