Redacción

Estados Unidos.- Dos hermanas permanecen detenidas sin fianza, acusadas de apuñalar 27 veces a un guardia de seguridad de una zapatería de Chicago, EE.UU., porque pidió que usaran mascarilla y desinfectante de manos.

Las declaraciones de los fiscales del condado de Cook durante la audiencia de este 27 de octubre, antes del ataque, Jayla Hill, de 18 años, comenzó a filmar al guardia, quien le pedía que se fueran por negarse a cumplir con las medidas sanitarias. Supuestamente la joven afirmó que iba a llamar a alguien para “patear el trasero” al vigilante.

Jessica, de 21 años, reaccionó y golpeó con una cesta de basura en la cara al hombre, de 32 años, y ambas comenzaron a pegarle. Pudo observarse en las cámaras de seguridad, Jessica Hill extrajo un peine cuchillo, con la hoja escondida, y lo apuñaló en el cuello, los brazos y la espalda, mientras su hermana lo sujetaba del pelo para inmovilizarlo.

La víctima y un asistente del local rogaban que terminaran el ataque y cuando las hermanas lo soltaron, le dieron puntapiés en la cabeza y el cuerpo. El guardia logró mantener a las agresoras en el comercio hasta que llegó la policía. Luego fue llevado a un hospital de la zona, donde los médicos le atendieron.

El abogado defensor aseguró que las hermanas actuaron en defensa propia y que Jayla Hill no hubiese filmado la situación si hubiesen tenido la intención de cometer un crimen.

La jueza Mary Marubio consideró que el ataque no había sido premeditado, pero por sus características decidió mantener a las hermanas en prisión, ya que aseguró que no podía propiciar “condiciones que protejan a la comunidad”.

*Con información de RT Noticias

AC