Redacción

Irapuato.- Arisbe pasó de ser hija, hermana, amiga y una gran trabajadora a convertirse en una heroína de vida al donar sus órganos en el Hospital General de León.

Después de haber sufrido un evento vascular cerebral, la irapuatense Arisbe se convirtió en la salvadora de al menos cuatro pacientes que este sábado recibieron sus riñones y ambas córneas.

Su mamá, del mismo nombre, recuerda a su hija como una mujer que dio todo por su familia: “era una empleada muy entregada a su trabajo, además de jugar un rol de hermana y amiga muy importante”.

Los riñones ya fueron trasplantados en el Hospital de Alta Especialidad del Bajío para dos pacientes que estaban en lista de espera. Mientras que ambas córneas serán trasplantadas en el mismo Hospital de Irapuato para otros dos pacientes.

Este año, el Centro Estatal de Trasplantes ha concretado 28 donadores, de ellos, se han generado 120 órganos y tejidos: un corazón, 54 riñones, 11 hígados, 49 córneas, 15 huesos, además de 79 riñones y 65 córneas.

ac