Jazmín Castro

León.- La violencia familiar deja a la víctima en un estado de temor ante la impunidad, la falta de protección, de justicia y atención. Y es que consecuencias como la impunidad, detonan en los agresores un aumento en la violencia, que a su vez arrastra otros delitos hasta llegar a casos como el feminicidio.

En casi tres años, el Gobierno Municipal ha registrado la detención de dos mil 170 personas por ejercer violencia familiar. Las detenciones ocurrieron cuando las víctimas llamaron al 911.

Sin embargo, desde el año 2018, y hasta septiembre de este año, el Sistema de Emergencias ha recibido 113 mil 408 llamadas por este delito.

En promedio, cada año el Sistema de Emergencia recibe más de 50 mil llamadas, que derivan en menos de mil detenidos.

Tan solo de enero a septiembre de este año se registraron 36 mil 706 reportes, de los cuales se detuvieron a sólo 654 personas, cabe mencionar que las víctimas principales son mujeres y niños.

“La violencia familiar es una de los factores más importantes por los cuales los niños y adolescentes presentan conductas desviadas, léase consumo de droga, acciones de violencia, acciones de delincuencia; sino se atiende este tema, las conductas se repetirán de generación en generación”, comentó la directora del Observatorio Ciudadano de León, Rocío Naveja Oliva.

Además recordó que como expresidenta de la Mesa de Seguridad Ciudadana, reconoce que son un recurrente histórico las llamadas de violencia familiar, por lo menos en cinco años se mantiene igual la tasa de denuncias, porque no han disminuido los casos, y es la impunidad el motivo principal por el cual este delito no se ha podido combatir, explicó.

Mientras tanto, el Instituto Municipal de la Mujer dio a conocer que el 87% de las mujeres atendidas, refirió haber vivido violencia psicológica, el 44% física, el 35% económica, 10% sexual y el 4% patrimonial. Se destaca que las mujeres refieren presentar más de un tipo de violencia.