Divisadero Opinión

Dolores: escenario interesante…

Dolores Hidalgo es uno de los municipios donde puede suceder algo fuera del cuadro normal y predecible en el que se están moviendo las candidaturas a los ayuntamientos, y es que ahí pudiera darse el caso de que gane la elección del 6 de junio José Julio González Landeros, quien está en la disputa vía la figura de independiente, en 2018 ya lo intentó y no le fue nada mal, de los 54 mil 490 votos emitidos en esa ocasión, obtuvo el 19.46%, casi los mismos que el PAN (21.21%), y no quedó muy lejos del PRI (30.08%), con ese resultado su planilla alcanzó dos lugares en el Cabildo.

Un reciente sondeo de una empresa con sede en el Bajío, al mes de febrero lo pone ocho puntos arriba de Adrián Hernández Alejandri, que va por Acción Nacional, y aventaja con 14 dígitos al priista Miguel Ángel Rayas que busca relección. Lo destacado de estos datos es que los aporta la encuestadora que le ha estado levantando al Partido Acción Nacional muchas de sus mediciones en el estado, por eso llama la atención este resultado adverso a ese partido en una plaza que los azules parecen interesados en recuperar, como lo muestra su intentona de llevar de candidato a un conocido empresario expriista, y con la operación en tierra del propio Miguel Márquez del que se sabe acudió hace poco a un encuentro con representantes del clero dolorense.

José Julio González oriundo de una comunidad rural y también identificado con la colmena universitaria por ser egresado de derecho, menos sofisticado pero en su contexto muestra ímpetus parecidos a los del tapatío Pedro Kumamoto, aquel joven que rondaba los veinticinco años cuando sorprendió siendo el primer candidato independiente en ganar una diputación local en Jalisco; el dolorense anda bordeando los cuarenta años y no será precursor en llegar a una Alcaldía por ese camino, pero de ganar la elección igualmente será significativo, pues aunque a la hora de gobernar se han dado muchos casos en los que luego resulta que no son ni tan ‘independientes’ ni tan transformadores como se venden en campaña, todo está tan gris y mediocre en el panorama político estatal y regional que sería un mensaje de muy alto calibre que en la llamada Cuna de la Independencia los ciudadanos derrotaran con su voto a los partidos grandes y también a los chiquillos que capean migajas.

Será digno de historiar si llegado el día de acudir a las urnas los dolorenses se ponen por encima de los aparatos clientelares del PAN, de Morena, del PRI y de sus comparsas, y con su voto llevan a la Presidencia al candidato que está desafiando esas estructuras. En tres meses sabremos el desenlace.

¿Premiarán a Genaro?

Al iturbidense Genaro Zúñiga, que se ha dado el lujo de convertir recintos oficiales en palenques y que no se quita su gorra con la estampa de un gallo a veces ni para dar mensajes oficiales, de principio a fin de su administración parece perseguirlo la fatalidad propia de un mal amarrador de navajas al que una tras otra se le enreda el hilo.

El último embrollo en el que se metió comenzó el martes pasado por la noche al solicitar licencia al Cabildo, según hizo público debido a su intención de buscar la candidatura a diputado por el distrito 02 federal, con cabecera en San Miguel de Allende y al que pertenece San José Iturbide.

Resulta que le aprobaron su licencia pero al proponer que ocupara su lugar el director de Desarrollo Social no obtuvo respaldo, tampoco hubo consenso para dejar a la síndico. Fue hasta el viernes por la tarde cuando finalmente transitó el acuerdo de nombrar como interino al regidor Armando Lugo, aunque no fue por unanimidad, hicieron vacío la síndico, un edil de Movimiento Ciudadano y los dos del PAN. Por cierto, habrá que ver cómo queda el acta de esa sesión del martes porque le aprobaron la licencia pero siguió en el cargo, aunque todo queda en familia pues el encargado de redactarla, Roberto Carlos Hernández Soto, quien está haciendo funciones de secretario de Ayuntamiento desde hace algunos meses, es primo de Genaro.

Según sus declaraciones, regresará en tres semanas si no le dan la candidatura que pretende, aunque quién sabe si más bien se trate de una finta, porque luego del portazo que le dieron a Arnulfo Montes (éste finalmente va por el PT) su esposa, Verenice Rico, es una de las que más suenan para buscar la Alcaldía, de por sí con esa opción Morena juega a perder y peor será si el marido ejerce funciones de presidente mientras ella anda pidiendo el voto, tal vez por eso quiere salir de escena.

Aunque tampoco hay que descartar que lo pongan en la boleta de candidatos al Congreso federal, porque los que manejan el partido morenista en Guanajuato suelen andar tan extraviados de la realidad y ser tan incongruentes, que quizás con eso lo premien por encabezar una Administración municipal en la que como nunca antes se ha sumido a San José Iturbide en la zozobra de la inseguridad y el delito.

Tan solo de enero a esta fecha ya se contabilizan 16 homicidios de alto impacto, varios de ellos en cabecera, a plena luz del día y en lugares transitados.

Otras noticias